Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Lourdes Sánchez, la bailarina que se consolidó como una 'picante angelita': "Siento que estoy en mi mejor momento"

Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)

Entrevista íntima y producción con la versátil panelista de LAM: su relación con el Chato Prada, las polémicas con Jimena Barón ¡y más!

La sonrisa indeleble y el tono dulce de Lourdes Sánchez (33) al hablar son su carta de presentación, pero más allá de esa cordialidad, la correntina también despliega su carácter aguerrido cada vez que es necesario.

La misma pasión por la danza con la que brilla hace más de una década en sus diferentes roles en el Bailando es la que la consolidó como una angelita titular indiscutible en Los Ángeles de la Mañana.

En pareja con el Chato Prada (55) hace 11 años, fruto de cuyo amor nació Valentín (3), la integrante del musical Únicas, puertas al amor, se regocijó al hablar de las travesuras de su hijo: “Es muy sociable, un personaje. El otro día se metió en el medio de la función cuando todas estábamos haciendo un parlamento muy serio y sentido, pero él fue el protagonista de la noche. No quería salir ni dejar que lo agarremos. Yo me quería morir”. Y no es para menos, ya que compartió el escenario del teatro Broadway con figuras de la talla de Sandra Mihanovich, Anita Martínez, Valeria Archimó y Cecilia Figaredo, donde su famosa mamá se luce tras un duro trance en su salud debido a la operación de urgencia en la cual le extirparon las trompas de falopio.

"Me encantaría tener un programa de entretenimientos para público infanto-juvenil. Me re veo en eso”.

Es que en el fondo, los nenes son su debilidad y lo manifestó mano a mano con Ciudad: “Me gustaría volver a la pantalla con El Universo de Lourdes, me lo piden mucho. Me encantaría tener un programa de entretenimientos para público infanto-juvenil. Me re veo en eso”. Pero también se hizo un tiempo para reírse de sí misma como pareja del productor ejecutivo de ShowMatch: “Por ahora nadie me llamó para el Bailando 2020. Hay algunos famosos que quieren bailar conmigo, pero nadie me dijo nada concreto, ja, ja”.

¿Cómo te sentís al hacer teatro fuera de la órbita de Laflia o Dabope?

-A mí me encanta todo lo que sea relacionado al teatro o bailar, es donde yo me siento más cómoda. A fin de año me llegaron varias propuestas que tenían que ver con actuar, hacer comedia, bailar. Pero cuando me junté con Guillermo Marín por Únicas me gustó de entrada, sobre todo por el mensaje de la obra, mis compañeras. También me gustaba la idea de quedarme en Buenos Aires porque podía seguir con LAM y a la vez de hacer teatro. Me cerraba por todos lados. Despegarme de mi marido y su productora era lo que buscaba y lo logré.

"Me gusta poder opinar de ciertos temas en LAM, aunque hay que tener cuidado de no herir susceptibilidades. Me cuido mucho de eso porque después se enojan y una piensa: '¿Para qué lo hicieron público?'".

-Además tenés un rol destacado en un show con grandes figuras...

-¡Es verdad! Pero les cuento que mi primera aparición en una revista en la avenida Corrientes fue con Valeria Archimó. Obvio que era parte del staff de bailarinas, pero estar a la par de ella y de Sandra Mihanovich, que es una número uno y una estrella indiscutida en este país me hace sentir muy orgullosa del camino de mi vida, todo lo que hice estos años.

-En LAM te ganaste un lugar indiscutido como Angelita titular, sin que tus aportes más picantes sean relacionados al Bailando

-Es que es un programa en el que se opina sobre las cosas que los famosos hacen públicas y somos seis mujeres con un rol muy definido, con un pensamiento muy diferente la una de la otra. Me gusta poder opinar de ciertos temas, aunque hay que tener cuidado de no herir susceptibilidades. Me cuido mucho de eso porque después se enojan y una piensa: “¿Para qué lo hicieron público?”. Trato de opinar y explicar para que no se me enojen porque a veces se lo toman muy personal y piensan que una es malvada, pero no es así. Puede o no caer bien.

"Cuando llegué a Buenos Aires desde Corrientes me pasaban siempre por encima, me pisoteaban, y ahí empecé a forjar mi personalidad y decir: 'Yo me hago la tonta pero no me traten de tonta'. Yo sé hasta dónde jugar".

-Hablando de suceptibilidades… ¿te enojás de verdad en el programa?

-Las peleas son reales. Yo muchas veces manejo situaciones con cierto sarcasmo y humor irónico. La discusión con Karina Iavícoli de la semana fue real porque no me gusta en el lugar que ella siempre trata de ponerme, como callarme, que soy fantasiosa, o que todo lo que hago es a modo de chiste. Y justamente a través del chiste digo un montón de verdades porque es mi manera de decir las cosas. En esta oportunidad fue con Kari, con quien me llevo bárbaro y no tengo nada personal. Pero cuando algo no me gusta, no me lo puedo callar. Soy de expresarlo con respeto. Todo lo que digo es verdad, trato de marcar mi posición. Porque cuando llegué a Buenos Aires desde Corrientes me pasaban siempre por encima, me pisoteaban, y ahí empecé a forjar mi personalidad y decir: “Yo me hago la tonta pero no me traten de tonta”. Yo sé hasta dónde jugar.

-¿Cómo te llevás con tus compañeras?

-Nos llevamos bárbaro y estamos re cómodas con el que dirige la batuta, Ángel, y la producción. Nostras charlamos, dejamos las diferencias de lado y seguimos adelante. Tenemos una súper armonía. Ahora está Majo Martino, a quien conozco hace años y es amiga. Creo que el grupo está en su mejor momento. Tengo buena onda con todas, pero con Yanina es con la que mejor me llevo también fuera del trabajo, es la más amiga. Y tengo mucho por aprender de todas porque trabajan como periodistas hace mucho tiempo. Todas me enseñan y las escucho.

"No tengo nada en contra de Jimena Barón, que haga su carrera como quiera. Está claro que no comparto ciertas cosas con ella y tampoco escucho su música, pero nada más. No tengo sentimientos hacia ella, ni buenos ni malos".

-¿Cuál es el origen de tu pica Jimena Barón?

-No hay origen, ella no me hizo nada. Hubo algunos chispazos cuando yo estaba en el BAR de ShowMatch y ella en la pista, pero bueno, muchos se enojaron conmigo ese años. Muchos me menospreciaron como diciendo: “¿Vos me vas a puntuar a mí?”. Tuvimos muchos chispazos y nadie se banca la crítica. Cuando van a la pista todos se piensan que les van a tirar flores y yo tenía el rol de corregir errores técnicos y a ella no le gustaba… Pero no tengo nada en su contra, que haga su carrera como quiera. Está claro que no comparto ciertas cosas con ella y tampoco escucho su música, pero nada más. El que dijo que no yo no quería a Jimena fue Ángel, pero yo no tengo sentimientos hacia ella, ni buenos ni malos. Me toca hablar de ella porque este último tiempo fue noticia porque lo que hizo fue polémico.

-¿Cómo te parás ante el "código" feminista de que no hay que criticarse entre mujeres?

-Por empezar, yo no critiqué a Jimena porque no me metí con su físico ni con su talento. Yo no la mato, sino que no me gustó la campaña de marketing que hizo con un tema tan delicado. Cuando bailaba no me quedaba otra que decirle las cosas que hacía mal. Yo jamás voy a criticar a una mujer, pero tampoco voy a apoyar ciertas cosas que para mí están mal. Igual, no creo que tenga que haber una guerra de mujeres contra hombres. Me parece que el mensaje de algunas feministas está mal dicho al apuntar “contra el macho”. Está mal expresado, porque contra es una palabra fea que significa guerra, salir a matarlos y me parece que no está bueno. Sí hay que luchar por igualdad de condiciones. No apoyo ninguna guerra.

"Me parece que el mensaje de algunas feministas está mal dicho al apuntar “contra el macho”. Está mal expresado, porque contra es una palabra fea que significa guerra, salir a matarlos y me parece que no está bueno".

-¿Seguís soñando con el casamiento?

-Cada tanto le recuerdo al Chato que quiero casarme. A veces me dice que sí, que nos casemos, pero después no se concreta. Lo acepto así, aunque no voy a negar que me encantaría casarme porque amaría tener el anillo de boda, como a la mayoría de las personas que tienen un amor tan importante. De ahí vino Valentín, el amor de nuestras vidas. Y sería un lindo gesto de parte del Chato venir con el anillo cuando no me lo espere y me pida casamiento. Igual, respeto que a él no le llama la atención, no le gusta, le parece innecesario. Me conformo con la hermosa familia que formamos y todo el amor que me da todos los días. Pero está intacta mi esperanza en el fondo de mi corazón de que algún día pase.

-¿Mejoró la convivencia?

-Ahora tenemos el problema de que Valentín duerme con nosotros y está siendo difícil sacarlo de la cama. Tiene tres años pero parece de cinco, porque es grande, largo. Los problemas pasan por quién se levanta cuando Valen nos necesita. O, por ejemplo, hace poco se hizo pis en la cama y el Chato se enojó conmigo y me preguntó cómo no me di cuenta, que por qué no lo levanté para llevarlo a hacer pis. Nuestras peleas hoy pasan por eso. Hay veces que el Chato me dice que dejo la casa sucia, porque es muy ordenado. O si termino de comer tengo que lavar los platos. Siento que a veces no se relaja y le digo que no pasa nada, que yo voy a limpiar, pero que por lo menos me deje disfrutar la sobremesa. Pasa que encima cenamos a las 19.30, como si vivieramos en un país europeo.

-¿Que Valentín duerma en el cuarto con ustedes invade la intimidad de la pareja?

-No, no tenemos problemas con eso. A Valen lo pasamos su cama, y otras veces somos nosotros los que vamos a su cuarto, ja.

"Hace poco Valentín se hizo pis en la cama matrimonial y el Chato se enojó conmigo y me preguntó cómo no me di cuenta, que por qué no lo levanté para llevarlo a hacer pis. Nuestras peleas hoy pasan por eso".

-¿Cómo te sentís a cuatro meses de la infección por la cual debieron extirparte las trompas de falopio?

-Me lo tomé demasiado bien. Soy de las que piensan que las cosas suceden por algo y no me quedo resentida o lamentando por qué no se dio… Yo voy para adelante, y quizá eso me ayudó a salir de la situación entera y positiva. Ahora no tengo ganas de ser madre, pero soy joven y sé que más adelante quizá sí quiera darle un hermanito a Valentín. Eso me encantaría más adelante. Lo que me pasó por algo fue, me vino a enseñar un montón de cosas, a bajar un cambio, disfrutar mi cuerpo, estar más presente con mi hijo. Con Valentín casi que no lo dejo, solo para ir a LAM. Esto me enseñó a valorar lo realmente importante. Y si quiero volver a ser madre voy a tener que someterme a un tratamiento de fertilización, pero no naturalmente.

-¿Hablaste con el Chato de tener otro hijo?

-Él no quiere otro hijo y me lo dejó bien en claro, pero uno nunca sabe. Quizá con el tiempo le pica el bichito de ser padre de nuevo.

-¿Estás más cerca del casamiento que del embarazo?

-Ja. Están ahí las dos posibilidades cabeza a cabeza, ja. No sé. Veremos qué me depara el destino. Pueden ser las dos cosas, yo tengo esperanzas.

"A partir de lo que me pasó reavivamos el amor con el Chato. Ahora encontramos la manera de dejar a Valentín, tener una persona que nos ayuda todas las noches para poder salir con amigos, hacer planes. Todo lo que habíamos dejado de hacer".

-¿Cómo cambió tu relación con el Chato a partir de tu mal momento?

-Hubo un cambio para mejor. Estamos juntos hace 11 años, un montón, y quiérase o no la rutina afecta la relación y todo se vuelve monótono. Era como que estaba todo bien, pero habíamos perdido la pasión de novios, de salir a comer solos, ir al cine, al teatro, cosas que nos encantaban. Ahora encontramos la manera de dejar a Valentín, tener una persona que nos ayuda todas las noches para poder salir con amigos, hacer planes. Todo lo que habíamos dejado de hacer. Pero a partir de lo que me pasó, reavivamos el amor.

-¿Te preocupa el paso del tiempo?

-Yo tengo la autoestima muy bien puesta, diría que está un poquito elevada, ja. Pero siento que estoy en mi mejor momento. Me gusta "gustar", que me digan cosas lindas en las redes. Me encanta hacerme la sensual, provocar. Siento que estoy en un gran momento. No sé si es así, pero yo lo siento.

"Me siento en mi mejor momento. Me gusta gustar, que me digan cosas lindas en las redes me encanta hacerme la sensual, provocar. Siento que se estoy en un gran momento. No sé si es así, pero yo lo siento".

-¿El Chato te lo reconfirma?

-A él le encanta, está fascinado de que sea así de sensual y demostrativa. Lo disfruta.

-¿Tenés una rutina de entrenamiento para mantenerte?

-Yo soy muy inquieta. Por empezar, de miércoles a domingo tengo la exigencia del teatro y bailamos un montón. Con eso ya cumplo con mi cuota de ejercicio del día. Pero arranqué clases de boxeo los lunes y los martes para entrenar y estar más marcada. También arranqué con canto porque quiero reforzar esa parte para poder hacer comedia musical, algo que me encantaría.

-¿A quién imaginás cuando le das a la bolsa en las clases de box?

-Ja, ja… ¡a nadie todavía! Mi profe me dice que me imagine a alguien a quien odie mucho, pero hasta ahora nadie tuvo el honor de estar en mi imaginación.

-¿Cómo llevás la relación con Florencia y Julián, los hermanos mayores de Valentín?

-Bárbaro. Sobre todo con Juli, que es un amor. Es lo más, súper cariñoso y viene cada tanto a visitarlo. Lo mismo con Florencia. Valentín vino a unir a la familia y ellos están felices con Valen, lo adoran y vienen mucho a casa. Flor a veces nos da una mano para ir a buscarlo cuando Pablo no puede ir a la colonia del jardín. Flor y Gustavo nos dan una re mano, porque además Valen los adora.

-¿Cómo es hoy tu relación con Laurita Fernández?

-Ninguna. Ni idea de qué está haciendo. Cero relación. Pero tengo buena onda, obvio. La última vez que compartimos algo fue en el Bailando y tuvimos re buena onda.

Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)
Lourdes Sánchez. (Foto: Musepic)

Fotos: Musepic

Producción: Aldana Moreno Lusianzoff 

Styling: Maite Irazu 

Peinó: Rodrigo Mesina 

Prensa: Maxi Cardaci / Noe Cardaci / Marian Miranda

Agradecimientos: Pupe Teté / Ciara / Guillermo Marín / Fabián Sacchi / Teatro Broadway