Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Paulina Gaitán, la protagonista de El Presidente: "El poder intoxica y el ser humano es fácil de corromper"

Paulina Gaitán, la protagonista de El Presidente: No solo habla de la pelota, tiene temas más profundos y en tono de comedia
Paulina Gaitán, la protagonista de El Presidente: No solo habla de la pelota, tiene temas más profundos y en tono de comedia

La actriz mexicana habló con Ciudad sobre su rol en la serie sobre el FIFA Gate de Amazon Prime Video. 

Desconocida para la inmensa mayoría de los argentinos, Paulina Gaitán (28) es la coprotagonista de Andrés Parra en El Presidente, la serie de Amazon Prime Video que cuenta la historia del FIFA Gate del año 2015. Nacida en un Villahermosa, un pueblito del estado de Tabasco, la mexicana tiene una prolífica carrera en Estados Unidos, además de ser profeta en su tierra.

En esta ocasión, Paulina interpretó a Nené, la esposa de Sergio Jadue (Parra), quien fuera presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile (ANFP) y además informante clave del FBI para desbaratar la red de corrupción en el fútbol mundial.

En una nota desde México a través de Zoom con Ciudad, Paulina Gaitán reflexionó sobre su personaje, habló de sus denodados esfuerzos para triunfar en el mundo artístico y además contó de su historia de amor con el fotógrafo Daniel Blanco, quien durante casi una década fuera su íntimo amigo. “Mi suegro tiene un rancho en San Andrés, un pueblito en las afueras de la Ciudad de México, y me agarró la pandemia acá. Estamos esperando a que todo se estabilice un poco”, explicó al saludar.

"Me llamó la atención el personaje de Nené, una mujer tan fuerte y poderosa, con las cosas tan claras".

-¿Qué tanto te gusta el fútbol?

-La verdad es que no me gusta, no crecí viéndolo en mi casa. Respeto mucho el deporte y a la gente que le gusta, y a los hinchas. Recuerdo haber escuchado el resonante caso de corrupción de la FIFA en 2015. Pero no era un tema que me interesara mucho, entonces no me adentré.

-¿Qué sentiste cuando te ofrecieron el personaje?

-Me llamó la atención el personaje de Nené, una mujer tan fuerte y poderosa, con las cosas tan claras. Sabe a dónde quiere llegar, quiere un nivel alto y constantemente impulsa a su marido, Sergio Jadue (Andrés Parra), para poder crecer con ella. Sabe que es más fácil crecer con su marido que sola.

-¿Cómo lidiaste con la forma inescrupulosa de crecer que encontró Nené?

-Creo que uno nunca puede juzgar a sus personajes. Pero si me preguntan, creo que el poder intoxica a las personas. Y me da miedo, me cuestiono muchas cosas al hacer esta serie y me pregunto qué habría hecho y de haber estado en esa posición de Nené. Creo que el ser humano es fácil de corromper y esta serie no solo habla de la pelota rodando, sino que tiene temas más profundos y en un tono de comedia. Eso me parece maravilloso porque la gente no se va a sentar a ver el drama de la FIFA, al contrario. Van a tener la información con cifras y nombres reales, pero divirtiéndose y pasándola bien con estos personajes que pueden llegar a ser absurdos.

-En la trama de corrupción y traiciones de todo tipo, resulta curioso que Nené se asuste y enoje con la posibilidad de que Sergio Jadue le sea infiel.

-Es que creo que Nené siempre vio a su marido como pequeño, poca cosa. Y que él estaba más enamorado de ella que Nené de Sergio. Claro que se impresionó. Pensó ¿en qué momento se te pasó por la cabeza que podías serme infiel? Nené es un personaje mucho más complejo de lo que se ve en los primeros episodios, porque crece con cada capítulo y evoluciona con Sergio. No solo son un matrimonio, sino que decidieron ser una sociedad. Son un equipo.

-Se notó que tenían mucha química y complicidad con Andrés en las escenas que compartieron.

-Sí. Para conseguir eso nos juntamos como equipo, creamos los personajes juntos y todo el tiempo hablábamos de hacia dónde queríamos llevar el matrimonio y la sociedad. Además, hablábamos mucho del pasado, de lo que no se ve en la serie. Para nosotros era muy importante tener muy claro el pasado y ver por lo que había transitado la pareja y todo lo que había pasado entre ellos, aunque no se viera. Porque para mostrar personajes con esta dinámica tiene que haber un bagaje, un estudio previo para tener en claro hacia dónde nos lanzamos.

-Sos mexicana e interpretaste a una chilena. ¿Cómo te resultó el desafío?

-No fue nada divertido. La verdad es que siempre es un reto complicado porque se está en una línea muy delgada al hacer acentos. La gente puede creer que es una burla y se tiene que hacer desde un lado de respeto, un trabajo real bien hecho. Tuve muy poco tiempo, porque llegué a Chile un sábado y el lunes estaba filmando como Nené. Nunca había ido a Chile, no tenía amigos chilenos ni una sola referencia. Me quitó el sueño durante un mes y pico hasta lograr acoplarme a este acento, que además no es el argentino, el cubano, o el colombiano, que son los que tenemos más presentes en México. Tuve que arrancar desde cero y creo que hice un buen trabajo, estoy satisfecha con el acento que logré.

"Soy una persona que empezó desde cero, sin contactos. Nadie en mi familia era parte del medio artístico. Por eso fue como picar piedra y estar trabajando durante 22 años a full, buscando proyectos de calidad".

-¿Hubo algo que te haya incomodado a la hora de encarar el papel de Nené?

-No, para nada. Hablar de corrupción me parecía maravilloso porque creo que todos en algún momento hemos sido corruptos, desde lo más pequeño hasta lo más grande. ¿Quién no le dio dinero al policía para que lo suelte? ¿Quién no usó un contacto para saltarse la fila en un trámite? La gente vive con la corrupción, por eso para mí es importante la serie. Estamos hablando de temas más profundos que la pelota rodando y tocándolo con comedia. Qué mejor que tener la información y reírse. Me queda claro que donde haya dinero va a haber corrupción, sea en el deporte que sea, va a haber corrupción. Por eso digo que no es el fútbol en sí mismo sino las empresas, las personas que manejan esas cantidades absurdas de dinero y poder. El ser humano no está preparado para tener tanto poder porque se intoxica, se envenena, como se vio en la política y en el fútbol.

-¿Estás conforme con el resultado final de la serie?

-Solo vi dos episodios y la verdad es que me encantaron. Soy una persona que juzga mucho mi trabajo y es la primera vez que disfruto como un espectador más. No es usual que me pase eso, pero me encantó. Creo que los personajes tienen un arco dramático increíble, tienen matices y una historia interesante que atrapa.

-Si bien sos joven, ya habías alcanzado el protagónico absoluto en la ficción de Diablo Guardián, otra serie de Amazon Prime Video. ¿Cómo fueron tus inicios y hasta dónde querés llegar?

-Yo quiero llegar lo más lejos posible, lo máximo que me permita esta vida y las oportunidades. Me siento muy contenta y orgullosa del lugar en donde estoy parada ahora. Soy una persona que empezó desde cero, sin contactos. Nadie en mi familia era parte del medio artístico. Por eso fue como picar piedra y estar trabajando durante 22 años a full, buscando proyectos de calidad. Para mí era muy importante, porque a pesar de que no tuviera trabajo, si me ofrecían algo que no me gustaba, no lo aceptaba. Creo que nosotros como creadores y el público merecemos personajes que tengan contenido, que ofrezcan algo, no hacer algo banal que al terminar de verlo en la pantalla ni te acordás cómo se llama. Sino que buscaba personajes que trasciendan.

-¡Contanos de tu vida!

-Estoy de novia con Daniel Blanco hace un año. Él es fotógrafo, pero nos conocemos hace como nueve años porque éramos muy grandes amigos y nació el amor en Chile justamente. Porque el fue hacer fotos de un desfile, me habló nos vimos y nació el amor. Todavía no estoy casada ni hay planes. Para los hijos espérenme un poquito, je. Quiero seguir trabajando y creciendo como actriz. Quiero que mi novio también siga progresando como cinefotógrafo y tener una carrera estable para poder temas más familiares.

"La verdad es que yo soy una gordita de placard. Llevo 12 años haciendo dietas porque mi cuerpo tiende mucho a subir de peso".
-¿Qué se viene en tu futuro laboral?

-Con el tema de la pandemia no tenemos fechas exactas, pero estoy por estrenar una comedia romántica que se llama Me casé con un idiota. Llevé al festival de cine de Morelia una película que se llama Territorio, de Andrés Clariond. También llevé otro film al festival de Guadalajara, Souvenir de Armond Cohen. Proyectos y estrenos hay, solo hay que esperar que la pandemia nos permita que empecemos a a soltarlos.

-Dentro de la enorme desgracia que es la pandemia, tenés la oportunidad de que te conozcan en Argentina y el mundo por El Presidente.

-Si bien pienso que es una desgracia lo que está sucediendo, me siento afortunada, siento que estamos estrenando en un muy buen momento. Si nosotros como creadores podemos hacer que la gente pase un rato ameno en sus casas, eso me mantiene satisfecha.

-¿Te cuidás de alguna forma particular para mantener tu figura?

-La verdad es que yo soy una gordita de placard. Llevo 12 años haciendo dietas porque mi cuerpo tiende mucho a subir de peso. Soy del sur de México, de un pueblo que se llama Villahermosa, Tabasco y ahí la gente es muy frondosa. Soy una mujer con muchas curvas y mi peso tiende a subir todo el tiempo. Igual, ahora no pienso en eso. Quiero hacerme feliz porque es difícil estar encerrados en una pandemia. Más bien quiero quitarme la tontería de cuidarme. Como sano, pero no estoy obsesionada con hacer el ejercicio todos los días. Más bien estoy haciendo cosas que me llenen a mí como persona y me hagan crecer como persona.