Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

La notera de LAM tuvo que ayudar en vivo a una mujer mayor para que le den prioridad en una farmacia

Maite Peñoñori, movilera del ciclo, consiguió que en una farmacia de Palermo respeten a una mujer de la tercera edad.

La notera de LAM intervino en una situación injusta en una farmacia: "La señora tiene prioridad pero le dijeron que no"

Los cuidados por el coronavirus están haciendo que los negocios con mucha gente, como una farmacia en Palermo que quedó registrada por las cámaras de Los Ángeles de la mañana, tengan largas filas de gente fuera de sus locales esperando para ser atendidos. Una situación con una mujer mayor hizo que las panelistas del ciclo estallen por la injusticia y terminó con la intervención de la notera del programa.

En el ciclo de Ángel de Brito, hoy con el animador en cuarentena tras volver de un viaje a Estados Unidos y con Andrea Taboada en la conducción, la periodista Maite Peñoñori contó que en la fila de esa farmacia no estaban dándole prioridad a las personas de la tercera edad, considerados población vulnerable en la pandemia.

"Tengo que comprar dos remedios, nada más, no es que vengo a comprar productos de higiene. La gente no abrió la boca y el muchacho de la entrada me dijo que no".

“Estoy viendo a señora con bastón, ¿por qué no intercedés?”, le pidió Andrea, sobre una mujer que estaba esperando en una cola que tenía una veintena de personas. Al acercarse la notera, la mujer expresó su malestar: “Tengo que comprar dos remedios, nada más, no es que vengo a comprar productos de higiene”, aseguró la señora que contó que no le dejaron pasar primero. “La gente no abrió la boca y el muchacho de la entrada me dijo que no”, contó ella, generando indignación instantánea entre las angelitas.

Andrea: "Lo que pasa es que con cámara es todo diferente".

“Esta gente es población de riesgo”, marcó Andrea. “Y qué se puede esperar, si acá se hacen los dormidos en el colectivo cuando hay una embarazada”, lanzó Cinthia Fernández. “¡Encará vos a la gente!”, le pidió Yanina Latorre a la notera, molesta por la situación. “Se había acercado la señora a la puerta y el hombre de seguridad le dijo que no podía hacer nada”, explicó Maite, mientras la mujer finalmente ingresaba al negocio secundada por la periodista.

El cierre de la situación fue a pura ironía. “Lo que pasa es que con cámara es todo diferente”, cerró Andrea.