Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Noelia Marzol se separó de su novio futbolista, Ramiro Arias: la cuarentena se cobró otra pareja

En Intrusos contaron que la bailarina y el deportista le pusieron punto final al noviazgo en plena pandemia. 

Noelia Marzol se separó de Ramiro Arias

Mientras muchas parejas de la farándula argentina anunciaban su separación en plena pandemia, Noelia Marzol (32) y Ramiro Arias (26) se ubicaban en el podio de las relaciones más fogosas y compinches del medio, tal como quedó registrado en las fotos y videos que compartían en las redes.

Pero se terminó. Según informaron en Intrusos, la bailarina y el futbolista le pusieron punto final a su noviazgo luego de haber pasado la cuarentena bajo el mismo techo.

“La pandemia se llevó otra pareja. Una pareja que lleva 9 meses más o menos y que ya pasó por otras crisis. Algunos dicen que podría ser otra pasajera y otros creen que es definitivo. Hoy está separada, mañana no sabemos”, contó Rodrigo Lussich.

Tres meses atrás, una de las figuras de Sex virtual había dado cuenta de lo feliz que estaba al lado de Ramiro en diálogo con Ciudad: “Estoy pasando la cuarentena en mi casa con mi novio. La verdad es que con Rami convivimos casi desde el primer día que nos conocimos. Es insólito pero real. La convivencia no estaba blanqueada, pero al mes que Rami empezó a quedarse todos los días en mi casa le dije ‘traete las cosas, ya fue’. Y estamos bajo el mismo techo hace unos seis meses ya”.

Por último, indagada por si el aislamiento le hizo bien a la pareja o la deterioro, Marzol cerró por aquel entonces: “La relación se está afianzando... Tuvimos nuestros encontronazos, pero los pudimos resolver rápido. Tampoco creo que salga de la cuarentena con ganas de casarme porque no me atrae la idea, además soy atea. En cuanto al sexo, tenemos con la misma frecuencia que antes,pero con más ingenio. Estamos experimentando con cosas nuevas para evitar la rutina. Después... puede ser que sí queramos tener un hijo... ¡Vamos a ver qué sale de esta cuarentena! Ja, ja”.

¿Será definitivo?