Maxi Fourcade, hoy: qué pasó con su trabajo y cómo son sus días tras el escándalo por los polémicos chats con mujeres

El periodista deportivo fue bajado de la transmisión de un partido de la Copa Argentina y está recluido en su casa. Info exclusiva de Ciudad.com.

Maxi Fourcade fue separado por tiempo indeterminado de las transmisiones de los partidos del ascenso y Copa Argentina que produce Torneos. Fotos: Twitter.
Maxi Fourcade fue separado por tiempo indeterminado de las transmisiones de los partidos del ascenso y Copa Argentina que produce Torneos. Fotos: Twitter.

El nombre de Maximiliano Fourcade (23) se hizo famoso de la noche a la mañana, aunque no fue ni por vivir en la casa de Gran Hermano ni por pasar por la pista de ShowMatch: le adjudican una enorme cantidad de chats que se viralizaron por Twitter, en los cuales intentaba seducir a chicas a través de Facebook o mensajes directos de Twitter, a veces apelando al acoso o la violencia verbal.

La empresa Torneos, que lo tiene contratado para participar de las transmisiones del futbol de ascenso y la Copa Argentina, lo bajó del partido Laferrere-Almagro (que se jugó este miércoles) y lo separó por tiempo indeterminado para preservarlo de la exposición, pero no lo despidió. Su situación se resolvería en las próximas semanas, cuando se calmen las aguas.

Periodista de profesión desde los 18 años, y a tan sólo 2 materias de recibirse de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UADE (actualmente no está cursando materias), en las últimas horas el cronista deportivo comenzó a sentir los coletazos laborales del ruido mediático que generó esta situación. El lunes, en pleno escándalo (su nombre era TT Nº 1 en la Argentina), el joven había sido designado para hacer campo de juego en el partido que este miércoles jugaron Laferrere-Almagro, por los dieciseisavos de la Copa Argentina. Pero según pudo saber Ciudad.com, en la tarde del martes, Torneos, la empresa que lo tiene contratado para participar de las transmisiones del futbol de ascenso y la Copa Argentina que produce para TyC Sports, le informó a Fourcade que por la repercusión en los medios lo mejor era preservarlo de la exposición que le podía generar su aparición en cámara, y fue separado por tiempo indeterminado de la cobertura de partidos, aunque no despedido. Su situación se resolvería en las próximas semanas, cuando se calmen las aguas.

Su lugar en el partido de esta tarde lo ocupó su colega Leo Zárate, quien fue convocado a última hora para reemplazar a Fourcade con la información del equipo de Almagro, que venció por penales y pasó de ronda. 

Recluido en su casa y casi sin poder dormir por las noches, Maximiliano apuesta a que avance favorablemente su presentación ante la Justicia de Quilmes, ya que sostiene que "la mayoría de los chats son apócrifos". Para eso, cuenta con el patrocinio del doctor Luis Daer, mismo abogado de José Luis Meiszner, expresidente del club Quilmes a la espera del juicio de extradición por el FIFAGate y quien fuera una suerte de padrino en los medios del joven periodista. "Maxi repite todo el tiempo que quiere limpier el buen nombre y honor del apellido familiar, está muy bajoneado por todo lo que pasó", le contó a este sitio un allegado al cronista deportivo.

"Maxi repite todo el tiempo que quiere limpier el buen nombre y honor del apellido familiar, está muy bajoneado por todo lo que pasó", le contó a este sitio un allegado a Fourcade, quien está recluido en su casa y casi sin poder dormir por las noches. Mientras tanto, espera que avance su presentación en la Justicia, con el patrocinio de Luis Daer, mismo abogado de José Luis Meiszner, expresidente del club Quilmes involucrado en el FIFAGate y quien fuera una suerte de padrino en los medios del joven periodista.

Su otro trabajo es en Radio Rivadavia, donde participa de La Oral Deportiva con la información de los clubes del Sur (Lanús, Banfield y Quilmes) y de las transmisiones de los partidos que involucran a esos equipos. "Desde la radio lo llamaron colegas para solidarizarse, lo bancaron y no le hablaron de interrumpir su trabajo", destaca el allegado a Fourcade. Sin embargo, según pudo saber este sitio, el periodista pidió unos días de licencia para reponerse de lo sucedido.

Tras su único testimonio público, cuando el lunes atendió el llamado de Ciudad.com, Maxi Fourcade se niega a hablar ante la prensa y espera que actúe la Justicia. Por estricta instrucción de su abogado, no reacciona públicamente ante las fuertes acusaciones o ridiculizaciones que sufre en los medios. De hecho, cerró sus cuentas de Twitter y Facebook.

En Radio Rivadavia, donde también trabaja como periodista deportivo, recibió el apoyo de colegas. "Lo llamaron para solidarizarse, no le hablaron de interrumpir su trabajo", destaca el allegado a Fourcade. Sin embargo, según pudo saber este sitio, el periodista pidió unos días de licencia para reponerse de lo sucedido.

Una pregunta que sobrevoló por estos días es si Maximiliano Fourcade aprovecharía para subirse a la ola mediática, como en su momento hizo el Gigoló Javier Bazterrica, sacando provecho de su fama pese a que no era nada positiva. La respuesta de su amigo a este sitio fue tajante: "Maxi siempre trabajó, incluso gratis, y pretende que lo reconozcan por su laburo y no por escándalos o circos mediáticos. Descarto que acepte algo así".