Matías Alé defendió a María del Mar de la acusación de infidelidad, con exabrupto incluido: "A los que no quieren vernos felices, que la sigan chupando"

El actor, en franca recuperación tras su brote psicótico, respaldó a su esposa en diálogo con Intrusos. Y al final, ambos lloraron.

Matías Alé salió a defender a María del Mar de las acusaciones de infidelidad: "La banco en todo lo que haya hecho"

La complicada situación en la que quedó implicada María del Mar Cuello Molar (24), luego de que dos de sus otrora íntimos amigos la acusaran de infidelidad y hasta el tercero en discordia se haga cargo (a medias) del rumor, requirió que Matías Alé (38) vuelva a la palestra. Mientras sigue con la rehabilitación tras su brote psicótico, el humorista salió a poner el pecho por su esposa, quien el martes negó todo en una nota con Ciudad.com.

En una comunicación telefónica con Intrusos, lo primero que hizo Alé fue revalidar su amor por la cordobesa con románticas declaraciones: "Hola, amor. Estás hermosa. Te amo, todo esto va a pasar y va a ser una mala experiencia. Te banco en todas. Sos mi mujer, sos mi esposa. Te pido perdón por no poder estar ahora en el piso defendiéndote, pero no te merecés todo lo que te está pasando".

"En un principio me había enceguecido también en todo este juego. Yo cai también. No desconfié de María, pero me sorprendían tantas historias juntas. Después me di cuenta que es todo un bluff, son las malas de la Cenicienta que no nos quieren ver felices. Que sigan hablando, como decía Diego, que la sigan chu…".

De inmediato, Jorge Rial consultó a Matías por el disparador de su incertidumbre por la supuesta traición de su esposa: "El bichito de la duda nació porque las circunstancias estaban dadas para que por lo menos pudiera averiguar, pero el error fue mío. Yo no tendría que haber averiguado nada, me tendría que haber sentado con ella, mirarla a los ojos, y como la conozco y es mi mujer, le creo".

En otro arrebato de romanticismo, el galán afirmó: "Yo sólo quiero decir que te banco en todo lo que hayas hecho. Mi llamado es para decirte que, a pesar de que digan lo que digan, yo te banco, te amo, te creo, confío en vos y sé que vamos a salir de todo esto. Me voy a poner mejor para estar mejor para vos. Sigo haciendo mi tratamiento, aunque todo esto me tiró para atrás, pero ya estoy avanzando con los médicos. Te amo, te creo y sé que vamos a salir de todo esto". Y agregó: "Ya quiero que vuelva de Carlos Paz, veremos dónde vamos a vivir".

Respecto de los dichos de May Alexander, Andrés Rey y Santiago Penner, Alé marcó la cancha: "Los protagonistas de esta historia somos nosotros dos. El resto, que digan lo que quieran, que hagan lo que quieran, yo sé a quién tengo al lado, a quién elegí para casarme el 1º de octubre. La persona que no quiero perder. Sé que todo esto podría haber hecho que nos separemos, porque es una situación muy difícil, lo hablamos y estuvimos a punto de la separación y no es lo que los dos tenemos ganas".

"Los protagonistas de esta historia somos nosotros dos. El resto, que digan lo que quieran, que hagan lo que quieran, yo sé a quién tengo al lado, a quién elegí para casarme el 1 de octubre. La persona que no quiero perder. Sé que todo esto podría haber hecho que nos separemos, porque es una situación muy difícil, lo hablamos y estuvimos a punto de la separación y no es lo que los dos tenemos ganas".

Sorprendido, Rial indagó sobre el momento en que corrió riesgo el matrimonio y Matías aclaró: "Fue en estos días. En un principio me había enceguecido también en todo este juego. Yo caí también. No desconfié de María, pero me sorprendían tantas historias juntas. Después me di cuenta de que es todo un bluff, son las malas de la Cenicienta que no nos quieren ver felices. Que sigan hablando, como decía Diego, que la sigan chupando".

Enfocado en el futuro junto a María del Mar, Alé se ilusionó con la paternidad: "Si María tiene ganas, me encantaría tener una nena".

Sobre el final, Matías Alé se quebró en llanto cuando María del Mar Cuello Molar le declaró su amor: "Yo también te amo. Ya todo va a pasar, dejá que sigan hablando todos. Vos no te preocupes que todo va a pasar. Yo te amo mucho, Chanchu. Cuidate mucho y volvé rápido".