Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Mariano Iúdica quebró en llanto al ser sorprendido en TV por Romina Propato en San Valentín: "Es la mujer que salvó mi vida"

La esposa del conductor de Involucrados le dedicó unas palabras de amor al padre de su hijo Salvador. El video. 

Romina Propato sorprendió en vivo a Mariano Iúdica en San Valentín

Son muchas y de las más variadas las ideas que algunos famosos pensaron para festejar San Valentín junto a sus parejas. Desayunos, cenas, flores, globos, bombones, ositos de peluches y muchos mimos, fueron los más elegidos para la ocasión. Sin embargo, en el caso de Romina Propato, su mejor idea fue sorprender a Mariano Iúdica... ¡en vivo!

Romina Propato: "Quiero decirte que te amo, que sos el compañero y el hombre de mi vida. Que con casi 16 años, con tantos logros y cosas que hemos vivido, podamos seguir festejando este día. Te amo".

La coreógrafa y mujer del conductor de Involucrados grabó un video desde Pinamar, en el que expresó todos sus sentimientos hacia su marido y padre de su hijo Salvador: "Hola, mi amor. Feliz Día de los Enamorados. Desde acá, aprovecho a mandarte este videito que espero que te haga sentir mejor, un poquito más cerca aunque sea, porque sé que la distancia te pegó mal".

"De los dos, vos sos siempre el más romántico, pero espero que te guste. Quiero decirte que te amo, que sos el compañero y el hombre de mi vida. Que con casi 16 años, con tantos logros y cosas que hemos vivido, podamos seguir festejando este día. Lo hago con todo mi amor. Te amo", agregó.

Mariano Iúdica: "El amor me emociona. Me encanta vivir en esa frecuencia. Romina es la mujer que salvó mi vida, que encaminó mi vida y la de mis hijos. Es el bastón de mis logros y el colchón de todas mis frustraciones y mis momentos de caídas".

Al finalizar, Iúdica no pudo evitar quebra en llanto y le devolvió el gesto con dulces palabras: "El amor me emociona. Me encanta vivir en esa frecuencia. Ella es la mujer que salvó mi vida, que encaminó mi vida y la de mis hijos. Es el bastón de mis logros, el motor y el colchón de todas mis frustraciones y mis momentos de caídas. Hemos pasado muy buenas, muy malas, y eso es un termómetro tremendo. Todos los días le doy gracias a la vida por haber estado alerta de que ella era la mujer de mi vida".