Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Mariana Fabbiani y su doloroso accidente doméstico: "Es la cuarta vez que me quiebro el dedito del pie"

La conductora contó con humor la insólita situación que vivió el fin de semana en su casa. ¡El video!

El doloroso accidente doméstico de Mariana Fabbiani: "Es la cuarta vez que me quiebro el dedito del pie"

El fin de semana largo estuvo algo –bastante- accidentado para Mariana Fabbiani. La bella conductora sufrió un doloroso accidente doméstico y lo contó con el buen humor que la caracteriza el lunes por la tarde. “Estoy de pie, pero debería estar sentada porque tengo un dedito quebrado. Me quebré el dedito chiquito del pie así que estoy haciendo un esfuerzo”, relató en el comienzo de El diario de Mariana, el ciclo de la pantalla de El Trece.

"Es la cuarta vez que me quiebro el dedito del pie, soy una experta, ja ja ja. Me llevé puesto un mueble que, por supuesto, ya no está más. Fue de día, siempre ando descalza, es un gran error".

Siempre con una sonrisa, la conductora estalló al ver su dedo malherido en pantalla. “¡Ay, no me enfoquen el pie! No debería estar en tacos si me está viendo el médico que me atendió ayer, pero es solo por este segundo, después me siento”, se rió en el estudio ante todo el panel.

"¡Ay, no me enfoquen el pie! No debería estar en tacos si me está viendo el médico que me atendió ayer, pero es solo por este segundo, después me siento. Tengo que usar una bota de confort que me niego ¡porque no tiene nada de glamour! Voy a ver si la tuneo".

“Está todo negro, una situación… un accidente hogareño, es la cuarta vez que me quiebro el dedito del pie, soy una experta, ja ja ja. Me llevé puesto un mueble que, por supuesto, ya no está más. Fue de día, siempre ando descalza, es un gran error y yo tengo cierta predisposición a quebrarme el dedo chiquito. La torpeza me acompaña y son 15 días nada más, aviso por si me ven renguear. Tengo que usar una bota de confort que me niego ¡porque no tiene nada de glamour! Voy a ver si la tuneo”, completó Mariana, entre risas.

¡Más cuidado, Mariana!