María del Mar desistió de la nulidad del matrimonio y se divorcia de común acuerdo con Matías Alé: "No hay vuelta atrás; lo hecho, hecho está"

La cordobesa admitió el fin de su matrimonio, luego de intentar pedir la anulación del vínculo. Mirá el video.

María del Mar firmó los papeles y se divorcia de Matías Alé: mirá lo que dijo en el video

Con su madre Nancy como vocera y consejera, María del Mar Cuello Molar (24) dejó en claro en una nota desde el Aeroparque metropolitano que su matrimonio con Matías Alé (38) está en vías de disolverse. En una nota para Infama antes de tomar el avión que la devolvió a Carlos Paz, la madre de la cordobesa soltó la bomba como si nada: "El divorcio ya estaba pedido de antes, ayer se firmó y hoy logramos que lo firme la otra parte (Matías)".

María del Mar asintió cada palabra de su madre mientras abrazaba una carpeta del estudio jurídico de Fernando Burlando. "Trato de estar bien. Estoy como puedo. Voy a hablar cuando me sienta preparada", soltó la joven, negándose a precisar las versiones de un presunto intento de suicidio.

Cuando el periodista le preguntó a María del Mar si volvió a hablar con Matías, ella dijo que "no" y luego desestimó una marcha atrás en el planteo de divorcio: "No hay marcha atrás. Lo hecho, hecho está". Ni siquiera quiso contar si finalmente estará en la pista de Bailando 2016.

Una vez finalizada la nota, Luis Ventura habló desde el estudio y reveló: "La decisión data del 15 de enero, cuando ella le dijo a Matías que quería divorciarse. Es decir que cuando ella fue a Carlos Paz allá por el 23 de enero, y se la vio en alguna situación (comprometedora), el planteo de la separación estaba hecho". Instantes más tarde, Guillermo Pelozatto, amigo y abogado de Alé, compartió su verdad vía mensajes de texto a Pía Shaw: "Están todos los papeles completos y firmados, mañana se presenta el divorcio, que es un común acuerdo por decisión conjunta, no es a pedido de una parte. No se olviden que pedían otra cosa (la nulidad)".

Ahora, resta que la Justicia rubrique el trámite, a tan solo cinco meses de haber pasado por el Registro Civil. Insólito, pero real.