Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Magui Bravi recordó su etapa de azafata y cómo impidió que una pareja tuviera sexo: "Es peligroso porque hay turbulencia"

La bailarina dio detalles del episodio que vivió mientras desarrollaba otra profesión antes de saltar a la fama. ¡Mirá qué dijo!

Magui Bravi recordó su etapa de azafata y cómo impidió que una pareja tuviera sexo (Foto: Web)
Magui Bravi recordó su etapa de azafata y cómo impidió que una pareja tuviera sexo (Foto: Web)

Son muchos los famosos que se desarrollaban en diferentes rubros antes de saltar a la fama. Una de ellas es Magui Bravi, quien en varias entrevistas reveló que previo a hacerse conocida trabajó como azafata.

En aquella etapa, la bailarina vivió todo tipo de situaciones… y algunas de ellas se animó a hacerlas públicas en una nota que le brindó a Juan Etchegoyen para Mitre Live, el ciclo radial que conduce por Radio Mitre.

“Tuve una experiencia de una pareja. Ella era muy joven y él era muy grande. Ella era muy rubia y muy despampanante. Se fueron a la parte detrás del avión. Y tuvimos que llamar a la jefa porque no me animaba a tocar la puerta, me daba mucho pudor”, comenzó diciendo la entrevistada.

"Tuve una experiencia de una pareja. Ella era muy joven y él era muy grande. Ella era muy rubia y muy despampanante. Se fueron a la parte detrás del avión".

Y agregó: “Entonces la jefa fue y les dijo que no podían estar los dos en el baño a la vez. Después hubo un tema tremendo porque ellos tenían que volver y el pasillo del avión es uno solo. Todo el mundo miró. Claramente los vimos entrar al baño”.

"El sexo en el avión es peligroso por si pasa algo o si hay turbulencia. La azafata, además de buchonear, está para cuidarte que no te pase nada".

Por último, más allá del episodio incómodo, Magui explicó por qué no era responsable dejar pasar esa situación: “El sexo en el avión es peligroso por si pasa algo o si hay turbulencia. La azafata, además de buchonear, está para cuidarte que no te pase nada. Si se golpean la cabeza adentro del baño, el problema es mío. Entonces, básicamente tenía que hacer eso”.

¡Qué momento!