Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Lío Pecoraro relató cómo será la última etapa de su tratamiento contra la leucemia: "Voy a trasplante de médula"

El periodista compartió en sus redes un video donde explica que se someterá a una cirugía en la que su hermana Laura será la donante.

La última etapa del tratamiento de Lío Pecoraro contra la leucemia: "Voy a trasplante de médula"

A cinco meses de haber comenzado su tratamiento contra la leucemia en el Hospital de Clínicas, Lío Pecoraro anunció mediante un video que compartió en la red que entró en una etapa decisiva de su recuperación: se someterá a una cirugía en la que su hermana Laura será la donante de médula por compatibilidad.

“Como ustedes saben, me gusta compartir desde el día uno todo el proceso que me tocó atravesar. Gracias a todos ustedes, he podido salir adelante y estoy muy feliz por ello. Me quedaba una etapa: se trata de una cuarta consolidación que se llama intercambio medular. Yo voy a trasplante de médula”, comenzó diciendo.

Y se mostró muy agradecido con su hermana: "Es una bendición de Dios poder tener, en una situación así, una persona que pueda ser donante. Es un hermoso acto de amor... Estamos todos muy sensibles, muy emocionados. Tenemos todos los estudios realizados”.

Además, contó cuándo se someterá a la operación. "El trasplante va a ser en los próximos días en la Fundación Favaloro. Y sentía las ganas de compartirlo con ustedes que me acompañan desde el primer día", continuó.

Entonces, hizo hincapié en por qué hizo pública la noticia: "En todo este proceso que yo atravesé, ustedes se enteraron por mi boca de lo que me ocurría y paso a paso fueron siguiendo todo lo que conllevaba este procedimiento. Por eso, me parecía muy importante compartirlo”.

Antes de cerrar, remarcó que decretó que se curará y superará definitivamente su enfermedad. “Este va a ser el sello definitivo a mi ‘decretado, ganado y sanado’ que impuse desde el día uno. Los milagros existen. Los médicos existen. La medicina existe, por supuesto. Y la fe y el cariño de todos ustedes: los que han donado sangre, los que han orado, independientemente de la religión a la que pertenezcan. Me parece que es sumamente importante aferrarse a la fe de lo que uno cree. Y yo sabía que iba a sanar... Decreten las cosas. No se queden en chiquitajes. Valoren todo lo que tienen”, cerró, muy esperanzado.

¡Fuerza!