Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Leo García admitió que volvió a fumar marihuana en cuarentena y la pasó muy mal: "Me agarró paranoia"

El músico contó en Mitre Live que durante el aislamiento retomó el consumo de cannabis luego de dos años. 

Leo García contó lo que le pasó al volver a fumar "porro" durante el aislamiento.
Leo García contó lo que le pasó al volver a fumar "porro" durante el aislamiento.

Hace un par de años, Leo García sorprendió a todos con su cambio de imagen. Pero esta renovación exterior venía acompañada de la decisión de hacer una rotunda modificación en sus hábitos y estilo de vida. Entre ellos, dejar de fumar marihuana. 

“La droga no te hace estar en el estado puro. Yo, por ejemplo, no podría hacer un show en vivo colocado, no sería yo en un 100 por ciento. Lo mismo cuando componés y te sale una canción hermosa, es porque no tuviste la cabeza invadida”, arrancó el artista, en diálogo con Juan Echegoyen para Mitre Live en una charla en la que reconoció que, en estos meses de aislamiento, volvió a consumir cannabis. 

Leo García admitió que volvió a fumar marihuana en cuarentena y la pasó muy mal: "Me agarró paranoia"

García empezó contando su experiencia con la marihuana y dijo que a él no le hacía bien. “Yo consumí marihuana y ahora en el encierro quizás a alguien le puede servir. Pero a mí me daba mucha angustia en el pecho”, contó. 

Según su relato, fue un psiquiatra recomendado por Chano Charpentier quien relacionó la opresión que Leo sentía con el porro. 

“Yo fumaba todo el tiempo. Me dio una pastilla para dormir y entonces dije que a partir del otro día no fumaba más. Y no sabes lo que sufrí. Una abstinencia terrible”, siguió su relato. A partir de ese momento se hizo vegano y le “cambió la vida”. 

“Yo consumí marihuana y ahora en el encierro quizás a alguien le puede servir. Pero a mí me daba mucha angustia en el pecho”.
En ese punto, García comentó la mala idea que fue volver a fumar: “Me agarró paranoia y lo dejé. Me sentía mal de vuelta. Después recuperé de nuevo el semblante. Estuve como dos años sin fumar. Ya no tengo adicción, hice muy bien el tratamiento que dura seis meses”.

“Yo consumí diez años. Frenar costó un montón y me cambió la vida”, agregó Leo, que señaló que siempre hay altibajos. 

“Me agarró paranoia y lo dejé. Me sentía mal de vuelta. Después recuperé de nuevo el semblante. Estuve como dos años sin fumar".
“Recaídas siempre hay. No por esto me transformé en la persona más perfecta del mundo, soy un desastre. Hay que cuidarse de los excesos y este encierro te ayuda mucho a reflexionar“, cerró, sincero.