Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Furioso descargo de Karina la Princesita tras perder un juicio contra un músico: "¡Que se metan la plata en el ort...!"

La jurado de Cantando 2020 dio su versión de los hechos en LAM y apuntó contra los hermanos Serantoni, sus exproductores.

Karina la Princesita explotó de bronca tras perder un juicio contra un exmúsico de su banda

El miércoles por la tarde Karina la Princesita explotó en Twitter contra Adrián y Pablo Serantoni, los productores de Pasión de Sábado que la representaron durante 10 años, luego de perder un juicio contra un músico de su banda.

"Acabo de perder el primer juicio de cinco, por una suma que no me corresponde pagar a mí. Me quedan varios más, de la época en que tanto ellos como yo, éramos empleados de los Serantoni. Gracias Pablo y Adrián por lavarse las manos. De nada por el juicio que pude hacer y no hice... Y un aplauso a los cagones de los músicos que me lo hicieron a mí y no a quien corresponde sabiendo cómo eran las cosas en realidad. Ah, y un saludo a los testigos que no se sabe quién corno son. ¡¡Todo vuelve!!! La plata Dios sabe en qué la usarán. Ojalá sea de bendición", explotó Karina.

"Me llama la atención que los músicos hicieron el juicio solo conmigo, sabiendo que cobraba 200 mangos igual que ellos".

Por eso, Los Ángeles de la Mañana la encaró en los pasillos de Cantando 2020 y la jurado se refirió a sus diferencias con los hermanos Serantoni: “Yo estoy muy agradecida. ¿Cuánto más derecho de piso tengo que pagar? Si me quedé 10 años con alguien que, si me pongo a pesar, me dio la posibilidad pero no hizo las cosas bien. Yo me fui de una productora, de quienes eran mis productores y quienes eran mis empleadores. Mis músicos de aquel momento son testigos, me da bronca la hipocresía, pero no me llama la atención porque es algo normal, con lo que convivo todos los días”.

“Algunos de los músicos, no todos, renunciaron, se fueron y me llama la atención que hicieron el juicio solo conmigo, sabiendo que cobraba 200 mangos igual que ellos, que nos pagaban en negro, nos hacían la liquidación del show detrás de una foto mía que yo compraba para firmarle los autógrafos a la gente. Sabiendo eso, ¿por qué no le hicieron el juicio a todos, incluyéndome? A la Justicia le recontra chupa un hue… quién es el verdadero responsable. Ellos defienden al empleado y listo. Lo cual me parece bien, pero me parece que lo tienen que pagar los verdaderos responsables y no yo”, continuó.

"A la Justicia le recontra chupa un hue… quién es el verdadero responsable. Ellos defienden al empleado y listo. Lo cual me parece bien, pero me parece que lo tienen que pagar los verdaderos responsables y no yo”.

Según reveló Ángel de Brito, la Princesita deberá afrontar el pago de un millón de pesos, y Karina protestó: “Todavía tengo cuatro juicios más, de cuatro cagones que se lo hacen a una mujer, la única mujer que había en ese momento. Sabiendo la realidad de las cosas no le hacen el juicio a los verdaderos responsables”.

En ese punto, la artista contó su verdad de lo que pasó en agosto de 2012, cuando abandonó a sus mentores: “Cuando me fui les tuve que pagar cinco millones de pesos por rescindir el contrato, que yo no tenía y tampoco quise que quien era mi pareja en ese momento los pague. Me gusta ganarme las cosas por mi cuenta. Me quedaban tres años más de unos contratos que me habían obligado a firmar, porque cuando quise poner un abogado para firmarlos me hicieron un escándalo diciendo que era una desagradecida, que cómo iba a desconfiar de ellos. Era una nena sola enfrentándome a empresarios. Terminaba firmando el contrato llorando, pensando que era una HDP por desconfiar de ellos que me dieron la posibilidad”.

"Me quedaban tres años más de unos contratos que me habían obligado a firmar, porque cuando quise poner un abogado para firmarlos me hicieron un escándalo diciendo que era una desagradecida, que cómo iba a desconfiar de ellos".

Furiosa, siguió: “Pero las cosas no eran como me las contaban y los músicos lo sabían. Pero está todo bien, que se metan la plata en el orto. Todo vuelve, les deseo de corazón que la plata les sirva de bendición. Me voy a romper el cu… como hice siempre y seguiré laburando gratis, porque hace muchos años que lo vengo haciendo para pagar los cinco millones de pesos que no tenía y no pedí prestados, y ahora para pagar este juicio. Y si la Justicia quiere, también estos otro cuatro juicios que vienen. Seguramente esta pelot… va a ser la que tenga que pagar. Los Serantoni se lavaron las manos y dijeron que la empleadora era yo. Cuando en mi puta vida supe cuánto salía un show mío”.

“Yo me fui haciendo un piquete para que los músicos al menos sean monotributistas, y cobren un poco de aumento. Yo peleaba por ellos, por los que me hicieron juicio a mí. Lloré todo en mi casa, pero a mí la vida me viene pateando hace un montón y por algo soy como soy. Sola, mujer, enfrentándome a un montón de hombres y viendo cómo los hombres cuando tienen que elegir a quién hacer cargo de quilombos lo hacen a las mujeres y no a los verdaderos responsables”, enfatizó.

“Yo me fui haciendo un piquete para que los músicos al menos sean monotributistas, y cobren un poco de aumento. Yo peleaba por ellos, por los que me hicieron juicio a mí".

Indignada con los Serantoni, explotó: “Me rompe las pelotas que ellos se hayan lavado las manos. Y ya lo hablé en privado con ellos hace bastante. Tampoco voy a permitir todas estas cosas por el hecho de que me dieron la posibilidad. No tengo nada en su contra, pero la pifiaron. Intenté por todos los medios quedarme con ellos y laburar como lo hago ahora, y no quisieron”.

"Los Serantoni se lavaron las manos y dijeron que la empleadora era yo. Cuando en mi vida supe cuánto salía un show mío”.
 

“Se van a meter con mi vida privada, ya los conozco. Los poco hombre siempre se meten con quién te acostaste. Boludeces que ya sé que van a suceder y que por eso evité contar esto, pero hay que hablar de lo serio e importante. Que es que ellos no hicieron lo que correspondía”, cerró Karina la Princesita sobre las eventuales reacciones de Adrián y Pablo Serantoni.