Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Flor Jazmín Peña y Magalí Tajes revelaron en redes los duros roces en su convivencia: "No todo es como se ve en Instagram"

La influencer contó su versión de la pelea que tuvo con la bailarina en plena cuarentena total. ¿Qué pasó?

Magalí Tajes dio su versión de la insólita pelea que tuvo con Flor Jazmín Peña en la convivencia de cuarentena

La convivencia a tiempo completo de Florencia Jazmín Peña y Magalí Tajes generó el primer roce fuerte entre ellas. A través de Instagram Stories, la influencer y escritora contó su propia parte de la historia, con la salvedad de que la exbailarina de ShowMatch también daría su propio relato en su perfil.

Mientras Tajes grababa un video en el que mostraba yerba tirada en el suelo delante de un sofá, de fondo la expartenaire de Nicolás Occhiato afirmó: “Ayer tuvimos la primera discusión en cuarentena”. Entonces, Magalí admitió: “Fue terrible, duró hasta la tres de la mañana. No todo es color de rosa como se ve en Instagram. Acá también se discute durante la cuarentena. En el fondo, la discusión fue muy graciosa porque yo me quedé con hambre por la increíble sopa de calabaza”.

"En el fondo, la discusión fue muy graciosa porque yo me quedé con hambre por la increíble sopa de calabaza”.

Entre risas, Tajes contó que el desacuerdo que tuvo con Peña fue “criminal” porque “no tenían nada para comer” más que “una calabaza”. El foco del conflicto fue que Flor le habría prometido incluir fideos proteicos en la sopa, pero nunca aparecieron en el plato a tiempo sino que para comerlos “tenía que esperar media hora más”.

Entonces, Magalí reconoció: “Me puse de mal humor porque esto; es algo que Flor viene haciendo seguido”. Y la influencer continuó con su descargo: “Sé que no es grave, pero prefiero que no me prometan las cosas y no me ilusiono. Me quedé con hambre y se armó el tole tole”.

Al final, Magalí Tajes explicó cómo concluyó la discusión: “Lavé todos los platos y me fui a la habitación y me puse a llorar. A la una de la mañana le pedí que apagara la luz del velador porque no estaba leyendo su libro y me dijo que no la iba a apagar. Así hasta las tres de la mañana. Yo le pedí perdón si se sintió ofendida, pero le dije que me había quedado con hambre”.