Charlotte Caniggia detalló las cuatro cirugías que se hizo: "La gente tiene una imagen mía que es muy diferente a la realidad; cree que me operé 20 veces"

La participante de Bailando 2016 confesó cada uno de los retoques que se realizó para mantenerse exuberante. El antes y el después.

Desafiante y fresca, pero más aplomada que cuando causó sensación por su extravagante personalidad en Bailando 2012, el paso del tiempo dejó sus huellas en Charlotte Chantal Caniggia (23). De regreso a la pista de ShowMatch, la hija de Mariana Nannis y Claudio Paul Caniggia conserva la chispa que la transformó en un personaje único.

Consciente del magnetismo que despierta a su alrededor, Charlotte se hizo cargo de lo que provoca en hombres y mujeres: "Me encanta ser el centro de las miradas". Como el foco de atención suele ser su exuberante físico, admitió en una entrevista con la revista Caras: "Necesitaba un cambio y me teñí el pelo de morocho, que es mi color natural. Y como tengo la piel bastante blanca, queda un poco mejor que el rubio".

"Me hice varios retoques estéticos a los 19 años. Una rinoplastía en la nariz, una cosa muy chiquita porque no tenía ningún complejo, pero quería verme mejor. En los labios me puse relleno de ácido hialurónico, que es una sustancia que te inyectan sin anestesia, sólo te duermen la zona. Con el tiempo el producto se disuelve, no es algo fijo que queda para toda la vida. También me hice una lipo, que es algo que muchas modelos se hacen".

Sin vuelta, la hija del exfutbolista de River, Boca y la Selección Argentina hizo un relato pormenorizado de los retoques que se hizo en el quirófano: "Me hice varios retoques estéticos a los 19 años. Una rinoplastía en la nariz, una cosa muy chiquita porque no tenía ningún complejo, pero quería verme mejor. En los labios me puse relleno de ácido hialurónico, que es una sustancia que te inyectan sin anestesia, sólo te duermen la zona. Con el tiempo el producto se disuelve, no es algo fijo que queda para toda la vida. También me hice una lipo, que es algo que muchas modelos se hacen".

En cuanto a sus lolas, Charlotte aseguró: "Me las hice porque de chica no tenía mucho. El día que me las fui a operar le pedí a mi cirujano, el Dr. Alberto Ferriols, que es un amigo, que me pusiera talle D. Él me recomendó que por la contextura de mi cuerpo me pusiera prótesis más chicas, pero no le hice caso. ¡Yo las quería así y me las tuvo que hacer! Quedé muy conforme con el resultado y no me arrepiento para nada. Pesan medio kilo cada una, pero ya estoy acostumbrada. Los pómulos nunca me los toqué y la cola menos. Ya tengo las lolas hechas y si me operara la cola parecería un camión. No es fino". Es más, la blonda completó: "En mi casa no estaban de acuerdo con que me lo hiciera tan chica, ni mi mamá ni mi papá; por eso lo terminé haciendo en secreto sin contarle a nadie. Organicé el día de la cirugía, hablé con el médico y les avisé cuando ya las tenía hechas, no me pudieron decir nada".

"Me las hice porque de chica no tenía mucho. El día que me las fui a operar le pedí a mi cirujano, el Dr. Alberto Ferriols, que es un amigo, que me pusiera talle D. Él me recomendó que por la contextura de mi cuerpo me pusiera prótesis más chicas, pero no le hice caso. ¡Yo las quería así y me las tuvo que hacer! Quedé muy conforme con el resultado y no me arrepiento para nada. Los pómulos nunca me los toqué y la cola menos".

Para cerrar, Charlotte Caniggia afirmó: "La gente tiene una imagen mía que es muy diferente a la realidad; cree que me operé 20 veces. Estoy contenta con mi cuerpo y me encanta mostrarlo. A la hora del sexo también soy así, una 'femme fatale'. Soy muy fogosa en la cama, sensual y re creativa. Tengo una colección de disfraces; un body de leopardo con plumitas y un antifaz haciendo juego; también tengo trajes de policía, de enfermera y un montón más. Creo que en la cama vale todo, excepto un trío porque no me gusta compartir, soy muy celosa. Lo que más me halagan los hombres son las lolas, tienen mucho éxito".