Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Analía Franchín habló a fondo de la internación de su hermana por adicciones: "Cada día que está limpia es una celebración familiar"

La exparticipante de MasterChef Celebrity se mostró muy feliz por los avances de Sandra en su recuperación. 

Franchín celebra que su hermana se de la oportunidad de salir adelante.
Franchín celebra que su hermana se de la oportunidad de salir adelante.

Sandra, la hermana de Analía Franchín, está en un centro de recuperación por sus adicciones desde hace cuatro meses. La mujer pudo ingresar a ese espacio de ayuda gracias a Gastón Pauls, que asesoró y contuvo a la exparticipante de MasterChef Celebrity (Telefe) en un momento crítico.

Aunque no todos los días son fáciles para Sandra, su hermana celebra que la ve cada vez mejor. “Por supuesto que tiene días en los que me llama y me dice: ’Me quiero ir, me encerraste, esto es una porquería, no me sirve...’. Y después te manda una foto que está tan maravillosa, tan bien, con el pelo limpio...Vos decís: ‘¡Qué frivolidad!’ Pero no, está con el pelo limpio. Más gordita. Con otro semblante. Con una sonrisa. Y, por supuesto, no con peligro de vida”, dijo Analía, emocionada, en Debo Decir.

Sin embargo, aseguró que Sandra pasó por situaciones terribles hasta llegar a sentirse como hoy por hoy, mucho mejor y en calma. "Básicamente, tiene un cerebro adicto. Es una chica con una vida muy, muy sufrida. Yo siempre estuve muy al lado de ella. Cuando desaparecía y se iba a la 1-11-14 la iba a buscar. Siempre estuve muy cerca. Porque capaz que en mi casa se daba la discusión de decir: ‘No ves que viene acá y quiere comer la ensalada...’. ¡Cualquier cosa! Y nadie lo elige”, aseguró.

"Tiene un cerebro adicto. Es una chica con una vida muy sufrida. Yo siempre estuve muy al lado de ella. Cuando desaparecía y se iba a la 1-11-14 la iba a buscar"

Entonces, reveló cómo logró que su hermana aceptara recuperarse en el centro de rehabilitación que le recomendó Pauls. "Le dije: ‘Permitite, por lo menos, tener diez días de felicidad antes de morirte’. Porque yo le pregunté: ‘¿Qué recuerdos lindos tenés de tu vida?’. Y lo tuvo que pensar, no le salían momentos lindos. Entonces, le dije: ‘Bueno, regalate esto. Tené diez días de una felicidad espléndida. Y después, si te querés morir, morite. Pero date ese gusto por lo menos’. Así que hacia eso vamos”, contó.

Y se despidió remarcando que cada día en el que ve a su hermana mejor, la familia celebra sus avances y sonríe con alegría. "Sandrita de mi corazón, valoro tanto la fuerza que estás haciendo. Celebramos cada mes de limpieza, cada día que está limpia es una celebración familiar. Te adoro y gracias por poner tanta garra para salir de esto”, le dijo, hablándole directamente con ternura.

¡Fuerza!