Noche de golpes (verbales) entre Silvina Escudero y Matías Alé - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Noche de golpes (verbales) entre Silvina Escudero y Matías Alé


Hay veces que el circo de “ShowMatch” parece irse de las manos de todos: ayer Matías Alé terminó envuelto en un escándalo que no lo deja nada bien parado.

Noche de duelo en “ShowMatch”: la gala arrancó con Marcelo Tinelli leyendo quienes estaban sentenciados y siete fueron los que tuvieron que repetir la coreografía, entre ellos Matías Alé y Silvina Escudero.

Para el que no vio el programa del martes (medio difícil porque lo repitieron prácticamente las últimas 48 horas en todos lados) recordemos que Matías volvió a decir cuanto la amaba a Silvina y ella desde el control se la pasó haciéndose la difícil.

Pero el jueves fue otra la historia: siendo la primera salvada, Escudero tomó el micrófono “Viví un año desastroso, con meses de angustia y llorando sola. Hay cosas que se dicen en cámara pero después en la vida real no son verdad. Luché por esa relación aunque del otro lado no fue igual”.

Y como si fuera su hada madrina (o su mala consejera), Graciela Alfano tomó la palabra y le habló a Silvina, ex rival y ahora su mejor amiga: “Yo más que nadie te entiendo y te creo. Pero hay que seguir adelante porque uno siempre es responsable de lo que quiere creer”.

Harto, Matías Alé se acercó al centro del escenario y medio caliente sentenció: “Graciela: me parece que lo nuestro no tiene nada que ver con lo que pasó con Silvina. Yo no quiero empezar a enumerar las situaciones que pasé con ella. Hasta hace un mes yo era un bombón, y ahora. Yo no quiero hablar…. pero hasta hubo golpes”.

Cuando se escuchó la palabra “golpes” todos enmudecieron por un segundo, y media avergonzada Escudero salió a los cruces de las declaraciones reclamándole que ella lo perdonó muchas veces: “Pido disculpas en nombre de Alé, aunque no lo quiera reconocer, por usar la palabra golpe cuando hay muchas mujeres que alzan la bandera, como Amalia. Todos saben por lo que pasé y que ahora soy felíz sin él”

Esto derivó a que Fort y Moria Casan metan su bocadillo aunque el escándalo nada tuviera que ver con ellos y al pobre Matías huyendo del estudio hacia un lugar apartado, donde un médico relató que terminó con una crisis de nervios.

Al regresar Matías al estudio, después de ser salvado, puso un límite: “El martes ya conté lo que siento por ella y si nos equivocamos en la relación fueron errores de ambos. Pido por favor a todos y a los medios no hablar más del tema”.

TE PUEDE INTERESAR