¡No tomarás!

La jefa de la Iglesia protestante alemana quedó presa por manejar borracha. Pasó un semáforo en rojo y tenía cinco veces más alcohol en la sangre que lo permitido. ¡Por Dio !
Margot Kässmann, jefe de la Iglesia protestante de Alemania, fue arrestada en Hanover después de pasar un semáforo en rojo. El control de alcoholemia dio 1,54 gramos/litro de alcohol en sangre, cinco veces superior al permitido.

Kässmann, reconoció que estaba borracha cuando manejaba después de pasar un semáforo en rojo: "Estoy estupefacta por cometer un error tan grave. Sé hasta qué punto es peligroso e irresponsable el alcohol al volante. Naturalmente, voy a asumir las consecuencias", declaró.

Margot Kässmann fue arrestada en Hanover con una tasa de alcohol en sangre de 1,54 gramos por litro, cinco veces superior al límite tolerado. A Kässman le pueden retirar el registro por un año y una multa equivalente a un mes de sueldo.

Se trata de una religiosa muy popular. Cuando fue nombrada, en 1999, se convirtió en la obispo más joven de Alemania. En 2007, provocó un escándalo al convertirse en la primera en pedir el divorcio. Fue elegida para dirigir la Iglesia evangélica luterana en octubre de 2009 por seis años.