Por amor al rugby - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Por amor al rugby

"Fénix" es un equipo integrado por presos y agentes penitenciarios. Tiene sede en la Unidad 9 de La Plata y los muchachos se entrenan para sobresalir en el mundo de la ovalada. Varios Pumas apoyan esta novedosa idea.

Si de curiosidades se trata, pase y vea. En la Unidad 9 La Plata se presentará el primer equipo de rugby, cuyos integrantes están privados de libertad. Esto se enmarca dentro del programa de actividades deportivas que desde el Ministerio de Justicia se impulsa en las 53 unidades que dependen del Servicio Penitenciario Bonaerense, y contará con la participación de uno de los entrenadores de Los Pumas, Mauro Reggiardo, además de los jugadores Francisco Albarracín (Jaguar – selección profesional – y La Plata), Antonio Mazzoni (selección de Buenos Aires y La Plata) y Dimas Sufern Quirno (La Plata). El presidente de Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA), Néstor Galán, es uno de los impulsores de la idea.

El equipo de los detenidos fue bautizado con el nombre "Fénix" , y en la presentación simbólica se llevará a cabo una práctica de manejo de pelota, trabajo de fuerza y empuje, formaciones de las líneas de ataque y defensa.

Todo surgió en noviembre del año pasado y fue tomando forma hasta que el 5 de diciembre último se fundó el club. De acuerdo a los organizadores, es la primera vez que se oficializó un equipo de rugby dentro de una Unidad Penitenciaria en Sudamérica.

Fénix está conformado por 31 detenidos y cuatro agentes penitenciarios. Algunos han jugado en equipos de Primera y se entrenan dos veces a la semana (martes y viernes) entre las 14.30 y 17 en el campo de deportes de la dependencia carcelaria, donde realizan actividades aeróbicas, de velocidad y de reacción. Todo supervisado por el profesor de educación física Guillermo Pujol, ex jugador de La Plata.

La camiseta es color negra y cada integrante del plantel cuenta con un carnet. El promedio de edad es de 31 años: el menor tiene 20 y el mayor 55. Según se informó, para participar del proyecto los internos deben cumplir elevadas normas de convivencia y desarrollo personal. Todos son estudiantes de los niveles terciarios o universitarios y tienen que demostrar buena conducta y un verdadero sentimiento de reinserción social.

"El rugby fomenta el compañerismo, el respeto mutuo, sin descuidar al individuo, forjando la autoestima y moldeando su personalidad al observar y haciendo observar las reglas del juego. Y por sobre todo porque el rugby fomenta el espíritu de grupo como ningún otro deporte lo ha conseguido hasta ahora", dijo Carlos, uno de los que empujan en Fenix.

La segunda etapa de esta iniciativa es jugar partidos amistosos contra equipos de veteranos o intermedia.


TE PUEDE INTERESAR