Ángela Torres emocionó a Mirtha Legrand y a sus comensales al recordar a Lolita: "La tuve poco tiempo, pero siento una conexión muy fuerte con ella"

La joven actriz conmovió hasta las lágrimas a la conductora, tras pasar un video donde interpretaba a su abuela. Video.

Ángela Torres recordó a su abuela Lolita y Mirtha Legrand no pudo evitar las lágrimas

La más chiquita de la mesa logró emocionar a todos. El domingo 26, Ángela Torres fue una de las invitadas de lujo de Mirtha Legrand: al poner al aire su interpretación de Lolita Torres –su abuela- en Tu cara me suena hizo que todos los comensales, incluido la conductora, lloren de emoción.

"Me emocionó hasta las lágrimas, me hiciste llorar", le dijo Mirtha a Ángela, tras verla en la piel de Lolita Torres.

"El personaje que tuvo más peso emocional, que lloré y todo, fue el de mi abuela Lolita, cuando canté Te lo juro yo", confió la joven actriz que actualmente se luce en Esperanza Mía, la novela de El Trece.

Al repasar dicha interpretación, La Chiqui no pudo ocultar las lágrimas ni evitar que le afloren bellos recuerdos junto a la artista fallecida. "Me emocionó hasta las lágrimas, me hiciste llorar", dijo Mirtha. "Yo cada vez que la veo quiero llorar", acotó Gloria Carrá; mientras Georgina Barbarossa también se secaba las lágrimas de sus mejillas.

"A mi abuela la tuve muy poco tiempo, pero siento que tengo una conexión muy fuerte con ella. Cuando murió, yo tenía tres años y medio", agregó Ángela.

Embargados de emoción, Ángela manifestó su sentir tras ver las imágenes y confesó lo mucho que la marcó Lolita, a pesar de haberla disfrutado muy poco tiempo: "A mí ver esto también me emociona, por mi abuela. La tuve muy poco tiempo, pero siento que tengo una conexión muy fuerte con ella. Cuando murió, yo tenía tres años y medio. Mi abuela era un ángel, ¡tenía una voz! Ya nació con eso. Yo hablo de mi abuela y me emociono", señaló, contando con el asentimiento de los presentes, entre ellos: Enrique Pinti y Jairo.

A su lado de la mesa, su madre Gloria, contó: "Ángela iba mucho a la casa de Lolita, los fines de semana, porque con su papá ya estábamos separados. Así que el papá vivía con Lolita y Ángela iba, pero Lolita ya estaba en la cama".

Viajando mentalmente al pasado, la joven actriz contó sus vivencias con su abuela: "Yo me acuerdo mucho de eso. Ella comía con un cubierto rojo, que era gordo, porque no podía agarrar, tenía problemas en los huesos. Me acuerdo de todo (…) Todo el éxito que tuvo se lo merecía porque era una hermosa persona, más allá del talento que tenía", concluyó con el pecho inflado.

¡Un lindo momento!