La Negra Vernaci: "Jamás pensé que mi carrera se terminaría; sé esperar y ahora llegó esto que es mágico"

La conductora y locutora vuelve a la radio el lunes 9 por la FM 89.9 Radio con Vos, el nuevo proyecto de Endemol. Y habló con Ciudad.com a fondo. ¡Imperdible mano a mano!

La Negra Vernaci, mano a mano con Ciudad.com antes de su vuelta a la radio

"El 2014 para mí fue muy difícil. No sólo por lo de la radio, sino porque se murió una amiga muy querida. Mi hijo me veía llorar como una loca y le tenía que decir 'andate con tu papá porque no puedo estar con nadie'. Él me acompaña en todas".

En medio de la vorágine, los nervios, la excitación y las decenas de medios que querían su palabra, Elizabeth "La Negra" Vernaci (53) se tomó varios minutos para sentarse y -súper relajada- charlar íntimamente con Ciudad.com.

La conductora y locutora se prepara para su gran regreso a la radio, tras un año sin aire. La vuelta ya está agendada para el lunes 9 de marzo de 10 a 14 por la FM 89.9 Radio con Vos (la nueva apuesta de la productora Endemol). Mano a mano con este sitio, y lejos de la locuacidad de siempre, Vernaci mutó el perfil de la picante dueña de las mañanas en el éter para hablar con el corazón y mostrar su costado más sensible.

"Después de algo malo siempre viene algo bueno, las cosas son cíclicas. A veces, obligadamente y de mala forma como nos pasó a nosotros, nos tuvimos que retirar para esperar este momento que de verdad es mágico. Estoy realmente muy agradecida y con muchas expectativas", relató la Negra con respecto a su escandalosa salida de la Rock & Pop, en 2013.

-¿Estás nerviosa por el debut o te lo tomás con calma?

-Parece mentira, pero todavía me pongo nerviosa, se me llaga toda la boca, no puedo dormir de noche. Todo el tiempo estoy pensando en la radio: si me gustan los separadores, la música, cómo vamos a enganchar con los que vienen después.

-¿Cómo fue que aceptaste esta propuesta entre tantas que te hicieron?

-Porque la radio está por hacerse. Todo lo demás yo ya lo conozco: ya estuve en emisoras que están primeras, en radios que están hechas y en este caso era importante estar desde la génesis. Yo vengo de la Rock & Pop que se hizo con nosotros y ahora pasa que tenemos pasión por lo que estamos haciendo. Sentí que Martín Kweller (director general de Endemol) tiene esa pasión a pesar de que no tiene experiencia en radio, en otros casos no sentí esa pasión. En este momento la pasión garpa más en mí que ser primeros.

-Habías dicho que echarte de la Rock & Pop fue como echarte de tu casa y que no podías volver así nomás a otra emisora...

-Es que es así, después de lo que pasó, que para mí fue como que me echaran de mi casa, yo no podía volver a otro micrófono así nomás. No me podía sentar en otro lado. Es como que te echen de tu casa y digas "ahora como en este comedor, con otra familia". ¡No! Yo quiero la cara de mi operador, la cara de mis compañeros. Para mí es fundamental estar en un grupo que me sostenga y yo los sostenga, y este proyecto me lo permite. En otros proyectos no pasaba esto porque las radios ya estaban armadas, con sus programas y sus conductores. Agradezco a todos los que me dieron y me ofrecieron importantes trabajos, pero esperar está muy bueno.

-¿Y en el momento que ocurrió todo lo que ocurrió en Rock & Pop pudiste decir "ahora hay que esperar, vendrá algo mejor"?

-Yo en el momento en el que me pasan cosas así no pienso en nada, soy un toro. Soy búfalo en el horóscopo chino y no pienso en nada, sólo en lo que me pasa en el momento. No podía hacer otra cosa, no era sólo calentura. A mí, Elizabeth Vernaci, no me daba el cuerpo para ir a la radio y hablar de nada. Iba a hablar sólo del dolor que tenía y la radio es hablar de lo que viene no de lo que pasó. Obviamente podés hablar de efemérides y cosas que pasaron antes, pero para mí la radio es para salir andando. Pero ojo, jamás pensé que mi carrera se terminaría, en absoluto. Sé esperar, tengo más de 50 años y hay momentos en los que hay que saber decir que no.

"En el momento en el que me pasan cosas así no pienso en nada, soy un toro. Cuando me echaron de la Rock & Pop no podía hacer otra cosa. No me daba el cuerpo para ir a otra radio como si nada. Iba a hablar sólo del dolor que tenía".

-¿Cómo manejaste la bola mediática que se armó después?

-Yo no entré en esa, la frené con un juicio. O te sumás y sos parte de ese cachivache o la frenás con un buen abogado... y yo tengo el mejor. A mí no me iban a tocar el culo ni calumniarme. Si querían echarme, perfecto, pero no me iban a calumniar. Después empecé a aprovechar estar conmigo misma, porque la radio es absolutamente esclava. Cuando hacés radio no podés hacer más nada. De lunes a viernes tenés que estar ahí, la gente espera que estés ahí. El último año de la Rock and Pop fue muy difícil porque no sabíamos qué era lo que estaba pasando pero había un mar de fondo horrendo. Está muy bien esperar y en mi caso fue más que productivo.

-Mientras esperabas, además, fuiste jurado en Tu cara me suena. ¿Cómo viviste esa experiencia en TV?

-Estuvo buenísimo y nos permitió llegar a este lugar. Se armó tan buen clima que derivó en hacer una radio. Kweller no es ningún boludo y veía nuestra relación, con Marley y con todos y que no había que tenernos tanto miedo. Yo sabía que no podía putear y no puteaba, por ejemplo. ¡Parecía una señora!

-¡Te emocionaste y todo! Nunca te habíamos visto así.

-Y bueno, sí. ¡Tu cara me suena! Si me convocan voy a volver, fue un proyecto divino y me salvó el año. Estuvo bueno, sé que a la gente le gustó. Lo hice como soy yo y no careteé ninguna. 

-Volvamos a la radio: Mariano Iúdica (conducirá un programa de 18 a 21 y además es director de Programación de Endemol) está emocionadísimo con ser tu compañero.

-Está feliz, no puede más. ¡Hay que atarlo! Lo que pasa es que la radio es un placer, no te ven, podés tener toda la carrera que tengas pero la imagen no está y la tenés que suplantar con la voz, con otras cosas, como con mostrar el alma. Capaz me estoy yendo al carajo, pero bueno, tomé champagne... Creo que Mariano está emocionado porque soy un referente de la radio, lo sé, y para él que yo esté le da tranquilidad. Si yo elegí esta radio está bueno y creo que a todos les pasó lo mismo. Es más, una de las cláusulas que yo tenía era que si no sabía quién estaba antes y quién después, no firmaba. Radio no se puede hacer solo. Aparte de tu equipo personal necesitás estar bien acompañado por los demás. Ernesto Tenenbaum (irá de lunes a viernes de 7 a 10 con Gustavo Grabia, Tamara Pettinato y Alejandro Bercovich) fue una muy buena elección, había otras que no se dieron, pero creo que él es la mejor elección. Y Marley, que debuta en radio y va a ir después de nuestro programa, me parece perfecto.

-Por supuesto en tu equipo estarás con Humberto Tortonese.

-Sí, claro, Voy a estar con Torto, que es como mi marido ya.

-Hablando de maridos, ¿es cierto que te da fiaca, por decirlo educadamente, estar en pareja?

-¡Me da paja todo! Cuando sos una mina que labura tanto y tenés poder en el sentido de "hago, no hago", etc. La verdad que es complicado. Entiendo a las minas que viven de un tipo. Yo no podría ni en pedo, pero es buenísimo no hacer nada, tener tu tiempo. Por supuesto que no está bueno después tener que pagarlo con sexo o mirando la cara de un viejo que no te gusta al lado. Lo que yo traté de hacer fue optimizar mi tiempo, tener guita -porque tengo una vida cara, me armé una vida cara- y manejar todo eso. No me fue fácil. Todo eso conlleva pensar, acomodar, volver a dar las cartas. También hay temas familiares... Yo tengo varios temas familiares que resolver, porque tengo a mi papá que no está bien, son muchas cosas.

"La paso bien con todo lo que hago y un hombre no me modifica. Me encantaría estar enamorada pero ahora no lo estoy. Tampoco me voy a exigir enamorarme porque está dentro de los cánones".

-Y vos te hacés cargo de todo.

-Absolutamente. Soy una mujer que se hace cargo. Es un tema, eh. Me pesa pero no podría no hacerlo.

-Imagino que es difícil encontrar un hombre que te acompañe con semejante actitud de vida.

-Es que yo no tengo tiempo, necesito resolver estas cosas con urgencia. Vení a buscarme a la puerta de la radio y si me gustás, salgo. La verdad es que la paso bien con todo lo que hago y un hombre no me modifica. Me encantaría estar enamorada pero ahora no lo estoy. Tampoco me voy a exigir enamorarme porque está dentro de los cánones.

-Hablemos un poco de tu hijo Vicente, que ya tiene 12 años y lo vi por acá acompañándote. ¿Cómo es ser mamá de un varón adolescente?

-Mi hijo es divino. Pero, es dificilísimo ser la mamá de un adolescente varón. El tema es que yo me olvido de lo que digo. Ponele, estando en la radio yo digo y el oyente después resuelve; pero en mi casa, el pendejo escucha, incorpora, sufre. Y a veces no me doy cuenta de eso porque estoy en mi mundo. Por eso el 2014 sin radio fue importante para parar, mirar. Mi hijo, aparte, es extremadamente sensible. No sé si porque es hijo de padres separados o porque tiene una mamá muy sensible también y la realidad es que tampoco puedo vivir escondiendo mis sentimientos. Como te decía, el 2014 para mí fue muy difícil. No sólo por lo de la radio, sino porque se murió una amiga muy querida y de pronto mi hijo me veía llorar como una loca y le tenía que decir "andate con tu papá porque no puedo estar con nadie". Vicente me acompaña en todas, le encanta, pero no desde el lugar cholulo. Él sabe que esto es un laburo, que me va bien o me va mal, que me pueden echar o volver a llamar, que de repente tenemos plata, de repente no, y está buenísimo. Como mamá de un varón y mamá fuerte, de pronto ser vulnerable es una mierda, pero para el pibe está buenísimo. Él está ahí porque me ama. Después de ese amor, cualquier otro es una pelotudez, a ver si lo entendemos.

¡Mirá la videonota exclusiva con la Negra Vernaci!