Daniel Osvaldo, íntimo: "Preferiría que mis hijas salgan con alguien como yo, un poco rockero, antes que con un goma"

El futbolista de Boca y novio de Jimena Barón charló extensamente con el diario Olé: su look, sus tatuajes, su familia, la discusión con Mauro Icardi y más.

"Esta onda que tengo ahora la agarré en Europa, me cambió bastante vivir allá. Cuando era chico no tenía la posibilidad económica de ser muy selectivo, me ponía lo que viniera".

Su llegada renovó las esperanzas de los hinchas de Boca, quienes hasta se animan a cambiarle su apellido y llamarlo simplemente "OsvalDios". Esperan goles, títulos y alegrías de este delantero de 29 años, que ya tuvo un exitoso pasado en Italia e Inglaterra.

Lo cierto es que Daniel Pablo Osvaldo, tal su verdadero nombre y apellido, no sólo tiene locos a los xeneizes sino también a muchas mujeres que, gracias a su relación con Jimena Barón (27) lo conocieron y mueren por él, sus tatuajes y su look estilo Johnny Depp.

En una extensa entrevista para el diario Olé, el delantero fanático de Boca, habló un poco más de su intimidad y contó cómo es su relación con sus cuatro hijos (con Barón tiene a Morrison de 11 meses, y anteriormente fue papá de Gianluca, de 8 años, con Nina Oertlinger y luego de Victoria, de 5, y María Helena, de 2 años, con la italiana Elena Braccini), el significado de sus tatuajes, cómo fue definiendo su look y la discusión con Mauro Icardi que habría precipitado su salida del Inter.

"¿Si mis hijos son todos de Boca? El más grande, que vino al entrenamiento, sí. Con las nenas es complicado porque viven en Florencia y son de la Fiorentina. Pero tienen cada una su respectiva camiseta azul y oro", contó Osvaldo, que reconoció: "Me parece que me veo celoso de mis hijas. Ya la más grande empieza con el novio, que tiene noviecito, no sé. Le dice a Jimena: 'No le digas nada a papá, pero tengo novio'. La verdad preferiría que me caigan con uno como yo. Antes que salgan con un goma... Que tenga onda por lo menos. Un poco rockero...".

Justamente respecto de su look, Daniel reflexionó: "Es más lo que se habla que lo que soy, jaja. Hay unas fotos que están dando vueltas que son viejas... Esta onda que tengo ahora la agarré en Europa, me cambió bastante vivir allá. Cuando era chico no tenía la posibilidad económica de ser muy selectivo, me ponía lo que viniera, lo que me dejaban mis primos. No tenía mucha posibilidad de elegir. Cuando fui creciendo siempre me gustó hacer algo distinto. Con la vestimenta también. ¿Qué me decían cuando volvía al barrio? Ahora ya se acostumbraron, antes los pibes me volvían loco. Pero tuve de todo igual, eh. Tuve la época que me vestía como todos los jugadores en Europa, ¿vieron que se visten todos iguales? Después, me ayudó el paso por Barcelona. Me cambió un poco la cabeza, un poco más alternativo, más hippie".

"Tengo tatuado un pirata, también un barco pirata, un corazón con la palabra libertad. Después, una golondrina, porque mi vida es un poco como la de las golondrinas, que van emigrando. The Wall, también una parte de Dark Side of the Moon. Y el nombre de mis hijos mayores, Gianluca y Victoria".

Sobre sus tatuajes, Osvaldo contó: "Algunos tienen significados, otros no. Tengo un pirata, también un barco pirata. Me gustan mucho los piratas. También un corazón con la palabra libertad. Una golondrina, porque mi vida es un poco como la de las golondrinas, que van emigrando. Cada seis meses estoy en un lugar distinto. Después tengo a The Wall, no está terminado. Lo estaba haciendo en Italia. También tengo una parte de The Dark Side of the Moon. Y el nombre de mis hijos mayores, Gianluca y Victoria, y faltan María Helena y Morrison, que ya me los voy a tatuar".

El futbolista también se refirió a su discusión dentro de un campo de juego con Mauro Icardi en el partido que Inter, equipo en el que ambos eran compañeros, visitaba a la Juventus. Los primeros días de enero, el marido de Wanda Nara optó por intentar anotar otro tanto en aquel partido y no pasarle la pelota a Daniel, a pesar de que la pareja de Jimena estaba solo y libre para definir. Finalmente, Icardi no marcó el gol y Osvaldo se acercó para recriminarle fuertemente que no le haya dado el pase. A tal punto que otro compañero, Freddy Guarín, debió intervenir para que el asunto no pasara a mayores.

Luego de aquella discusión, Osvaldo no tuvo mucha continuidad en el equipo de Milán y, según rumores, no habría caído bien su actitud en la dirigencia del Inter. Lo cierto es que a los pocos días, el delantero ya estaba negociando su pase a Boca y muchos relacionaron la discusión con su salida del club italiano. Osvaldo dijo: "Al final fue una boludez lo que pasó ese día, una discusión como puede tener cualquiera. La agrandaron más de lo que fue, con Mauro no tengo ningún problema. Tampoco fue ése el motivo por que me tuve que ir del Inter. No me interesa aclarar nada más del tema. Pero no me fui por eso".