Gisela Bernal reveló por qué le pegó una cachetada a Ariel Diwan en plena fiesta: "Me dijo te amo , di dos pasos y la silbó a Sabrina Ravelli"

Entre llantos, la bailarina habló con Intrusos sobre el violento episodio ocurrido en la noche del jueves en Mar del Plata. Mirá el video.

Intrusos: Gisela Bernal reconoció haberle pegado una cachetada a Ariel Diwan y su cruce con Sabrina Ravelli

El jueves por la noche se armó un gran escándalo en el exclusivo hotel Costa Galana de Mar del Plata, donde transcurría la fiesta de la revista Gente. Allí se cruzaron (muy fuerte) Gisela Bernal y Ariel Diwan, quienes semanas atrás habían confirmado su sorpresiva separación tras cuatro años de pareja (y un hijo, Ian, de 2 años) y, a meses del casamiento, que iba a ser al final de la temporada.

"Vi a Ariel y a Sabrina hablando y él la miraba de arriba abajo. Lo que me sacó fue que la silbó con ese silbido particular cuando alguien quiere halagar a una chica. Ante esa falta de respeto y la actitud de ella, que fue de gata, lo encaré y le dije 'te vi' y le pegué una cachetada a él. Y a ella la agarré y le dije 'te hiciste la gata'".

La ruptura entre el productor y la bailarina de Stravaganza llegó en medio de rumores de infidelidad e, incluso, se vinculó a Diwan con Sabrina Ravelli. Justamente, la exnovia de Matías Alé también estaba presente en la fiesta y fue protagonista de la discusión.

Gisela, en medio de una crisis de nervios, le pegó una cachetada a su ex y luego se cruzó fuerte con Ravelli.

En Intrusos, la bailarina reconoció el hecho: "Estaba en el evento, saludé mucha gente, me senté con el elenco de Leonas. Después de eso veo que Ariel se va afuera y a través del vidrio me decía 'te amo'. Elegí hacerme la boluda y evitar la situación. Después, yo estaba sentada con Noelia Pompa, viene Ariel y se sienta. Apoya su cabeza en mi espalda y se pone a llorar, te lo juro por mi hijo. Tenía una copa en la mano, se la quito y le digo 'no estás bien, andate a tu casa'. Le logro sacar la copa, la gente nos miraba, era una situación muy fea. Por un lado lo quería contener y por otro era muy feo. Él siguió llorando, yo traté de ayudarlo, pero la situación era muy incómoda. Me levanto, para sacármelo de atrás, y cuando me retiro, hago dos pasos y veo a Ravelli, que siempre estuvo merodeando por la zona".

Bernal siguió: "En un momento, cuando me levanto, veo una cara de Ariel mirándola a Sabrina y ahí me di cuenta de que esa cara es de haber estado con esa persona. Yo lo conozco a mi marido, como vos (Rial) quizás podés conocer a tu mujer, muchísimo. Le vi cara de que estuvieron juntos o por lo menos de que a él le gusta, la miró de arriba abajo. Y yo, que ya me estoy por recibir de agente secreto, me quedé en la barra pero muy cerca de ellos, sin que me vieran. La miraba con esa cara y lo que me sacó fue que él la silbó en un momento directamente a ella, con ese silbido particular cuando alguien quiere halagar a una chica. Me duele profundamente lo que está pasando y me duele desconocerlo y a la vez sentir que estoy conociéndolo de verdad. Estoy sumamente dolida. Ante esa falta de respeto y la actitud de ella, que fue de gata, lo encaré y le dije 'te vi, vi lo que hiciste' y le pegué una cachetada a Ariel. A Sabrina la agarré y le dije 'te hiciste la gata'. Después le seguí diciendo a él un montón de cosas que ya ni recuerdo. Para mí esto fue la confirmación de muchos rumores, no sólo de éste y de muchas situaciones parecidas que yo he escuchado que han pasado con otras mujeres".

Además, quebrada en llanto, Bernal habló sobre qué más ocurrió en el lugar y con Sabrina Ravelli: "Ella no era inocente, estaba ahí y merodeaba. Además respondió el silbido de Ariel. El disparador fue la cara que vi en Ariel, que me hizo ver que algo pasa entre ellos. Yo me fui y Ariel se quedó y se fue mucho después. Mi reacción fue un exabrupto, no lo puedo creer. No soy una persona violenta, para nada. Hacía dos minutos, Ariel me estaba llorando a mí y después pasó eso. Hice dos pasos y vi eso. Esa es la realidad y estoy destrozada ante esta situación. Me supera y no puedo creer la persona que veo, no entiendo nada y no creo que yo haya hecho algo para merecer esta humillación tan grande. Les estoy contando la verdad y lo juro por mi hijo".

Envuelta en un llanto desgarrador, Gisela continuó su relato: "Me da mucha pena por mi familia, por mi hijo que sufre mucho cuando me ve llorar, pero no puedo soportar más esta situación, me siento muy mal. Pasaron muchas cosas, muchísimas. Pero siempre fueron rumores y siempre elegí creerle a él. Cuando Sabrina me pidió disculpas le creí pero cuando vi esa situación no supe qué hacer. Fue muy difícil para mí".

La bailarina describió nuevamente el estado de su ex: "Esta bipolaridad la vengo viviendo hace unos días y no tiene que ver con el alcohol, ni con ninguna otra sustancia. Invito a la familia de él a que lo contenga, él está fuera de sí, no sé por qué".

Con respecto a Diwan, sumó: "No sé qué le pasa, él hablaba de mí diciendo que lo sostuve mucho. El año pasado fue muy difícil, económicamente fue muy difícil. Inclusive fui a trabajar a la par de él a la productora, además de trabajar en el teatro. Realmente no puedo responderte qué le pasa. Intenté ayudarlo. Inclusive ayer a la tarde (por el jueves) vino a mi casa, pero no pudimos hablar porque se enojó y se fue. No tiene problemas con el alcohol. En los años que lo conozco, no lo vi consumir nada y no puedo decir algo que no es. Nunca lo vi consumir nada raro".

"Me da miedo que haga algo, no lo veo bien, no lo veo como era siempre y me hace mal pero no puedo acercarme pero alguien lo va a tener que hacer. Tiene amigos y familia pero acá en Mar del Plata estaba solo. Me decía que por eso salía porque no podía estar cinco minutos solo. Este no es Ariel, no puedo entender qué le pasa. Me da miedo que pase algo".

Gisela Bernal también se refirió a su separación: "No volver con él es una decisión tomada porque tengo que preservar a mi hijo. No sé si Ariel tiene una tendencia a repetir historias (N. de la R.: Diwan tuvo un matrimonio e hijos antes de su relación con Gisela), puede ser, pero no lo sé ni puedo comprender lo que le pasa por su cabeza. Esto me afecta mucho y siento que no tengo por qué vivirlo. Cuando él se vino a vivir conmigo, ya había vivido solo un tiempo en un departamento alquilado. Lo que me duele es ese juego perverso de decirme 'te amo, estás hermosa', dar dos pasos y que él esté silbándole a la persona con la que se lo está relacionando. Soy una persona que está separada y si me duele que esté con otra, lo sufriré para adentro. Pero lo que pasó ayer me pareció una gran falta de respeto hacia mi persona".

Bernal, además, hizo referencia a si hubo violencia en su relación con el productor de Stravaganza: "No voy a hablar del tema de si él fue violento o no. Voy a guardar mi intimidad para mí. Esto ya es demasiada exposición. Espero que lo comprendan. No soy una mujer golpeada, pero violencia no es sólo pegar".

Volviendo al escándalo de la noche del jueves, Gisela reconoció: "Estuve mal y fuera de mis casillas, estoy totalmente en contra de la violencia, incluso por una historia familia que pasé yo. No merecíamos terminar así. Después de anoche él me mandó hoy un mensaje como si nada diciéndome 'va a ir la señora a limpiar tu casa', con una frialdad increíble. No sé qué es lo que le pasa, pregúntenselo a él que últimamente habla demasiado en la tele, y a él y a Sabrina parece que les gusta mucho ese lugar".

 

LA PREOCUPACIÓN DE GISELA BERNAL POR SU EX
"Me da miedo que haga algo, no lo veo bien, no lo veo como era siempre y me hace mal, pero no puedo acercarme. Alguien lo va a tener que hacer. Flavio (Mendoza) me dijo que cuando llegó a la casa le mandó un mensaje y le dijo que estaba acostado. Tiene amigos y familia pero acá en Mar del Plata estaba solo. Me decía que por eso salía, porque no podía estar 5 minutos solo. Este no es Ariel, no puedo entender qué le pasa. Me da miedo que pase algo. Cuesta mucho ayudarlo y contener a una personalidad tan fuerte como la de suya. Yo fui un sostén para él, él mismo lo dijo en los premios. Fui hasta una especie de mamá con él, sin faltarle el respeto a su mamá", agregó Gisela.

Bernal, además, dijo: "No quiero dar lástima y sé que la doy. Siempre tuve otro tipo de perfil, de hecho no me considero ni siquiera famosa, soy apenas conocida. Soy muy sensible y estas cosas me hacen muy mal. Habiendo tantas versiones y con Ravelli contando otra versión totalmente diferente, estaba obligada a decir la verdad. La cachetada fue la consecuencia ante una gran falta de respeto y me vengo comiendo un montón de faltas de respeto. Yo me acabo de separar y esto es muy duro".

Finalmente, sobre su continuidad en la obra en la que su ex es productor, Gisela Bernal reconoció: "Pensé en bajarme de la temporada, pero Flavio tiene una lesión en su rodilla y yo soy muy liviana para que me alce y no lo puedo dejar".