Danisa Fernández, la azafata de A todo o nada: vacaciones hot en Punta Cana y presentación de su novio arquero

La modelo se fue a recargar pilas, y a su regreso habló con Ciudad.com y reveló cómo nació el amor con el Nº1 de Tristán Suarez.

El vuelo a Punta Cana tuvo a Danisa Fernández (22) como una bellísima pasajera más, a pesar de que es una de las azafatas estrella de A todo o nada. La modelo se tomó 10 días de relax para recargar pilas antes de que termine la temporada del ciclo, y a su regreso de República Dominicana habló con Ciudad.com sobre su noviazgo con Rodrigo Lugo (22), el arquero de Tristán Suárez.

"Varios estadounidenses me invitaron a salir. Estaban como locos cuando me veían, se me acercaban a cada rato, pero hablaba en inglés un rato con alguno y listo, porque no entendían castellano. Yo quería estar sola y estoy enamorada de Rodrigo".

-¿Por qué viajaste sola?

-¡Porque tenía ganas! Hace bastante que me quería ir de viaje sola. Me dieron el permiso en el programa de faltar una semana y de un día para otro busqué dónde ir. Porque encima ya conozco bastante del Caribe. Al principio iba a viajar con mis hermanos, pero no podían. Tampoco podía mi novio porque está en pleno campeonato. Así que me fui sola.

-¿No había alguna prima o amiga que te haga la gamba?

-Sí, tengo un montón. Pero ellas iban a querer salir de joda, ¡y yo no! (risas). Lo único que quería era ir todo el día a la playa. No quería hacer tantos planes. Y fue una experiencia re loca estar 10 días sola, era algo que quería hacer.

-¿Cómo fue estar sola en un all inclusive con tantos turistas alrededor?

-Rebien. Es loco porque allá el sol se pone por el continente, no sobre el mar. Entonces, los edificios son bajitos, construidos a lo ancho y los predios son enormes. De hecho, para ir de la habitación al comedor iba en un carrito de golf. Había bastante norteamericanos. Charlé con todo el mundo, pero desayunaba, almorzaba y cenaba sola.

-¿Intentaron seducirte?

-Sí, es cierto que varios estadounidenses me invitaron a salir. Estaban como locos cuando me veían, se me acercaban a cada rato, pero hablaba en inglés un rato con alguno y listo, porque no hablaban en castellano y me cansaba pensar las respuestas fluidas en otro idioma. Yo quería estar sola y estoy enamorada de Rodrigo. En ese tiempo terminé dos libros de los cinco que llevé. Bajé mil cambios. Me sirvió mucho. Pensé en lo bueno que me pasó. Me invitaban a hacer Karaoke, juegos, de todo, pero yo soy bastante mala onda y no hice nada. Sólo una noche me emborraché bastante, porque estaba esperando la comida en la barra y terminé llamando a mi novio. No hice ni me pasaron cosas raras.

-En la entrevista anterior con Ciudad.com (con producción de fotos sexies incluida), en agosto, estabas soltera, ¿cómo fue la reconciliación con Rodrigo Lugo?

-Somos novios de toda la vida. Estuvimos separados, pero nunca dejamos de hablar. El estaba pendiente de mí, porque vivo sola. Con la mamá somos re amigas, hasta me he ido de viaje con ella. Un día me invitó a cenar, le dije que sí. Como si hubiera sido otra primera cita. Y al otro día habíamos vuelto a ponernos de novios.

"Estoy re loca de los celos. Pasa que es muy lindo y lo re amo. El es un genio, divertido, bueno y simple. Ni me quiero ¡imaginar cuando ataje en un equipo de primera y salga todos los días en televisión!".

-¿Cómo se conocieron?

-Lo conozco por amigos en común, porque yo vivía en Moreno y él tenía una casa de fin de semana allá. Salíamos a bailar a los mismos lugares y Rodri fue al colegio en Moreno. Empezamos a los 16 años y fue un flechazo.

-¿Fuiste a verlo a la cancha alguna vez?

-No, nunca fui, ja, ja. Cuando empezamos estaba en Ferro, después pasó a Argentinos, se fue al exterior y volvió. Pero jamás lo fui a ver. Siempre fui antifútbol. Tendría que ir, pero creo que sufriría más yo que él, porque soy muy nerviosa. Tampoco Rodri nunca me lo pidió, ya voy a ir a alentarlo.

-¿Son celosos?

-Él no es celoso, para nada. Yo sí, la verdad que estoy re loca de los celos. Pasa que es muy lindo y lo re amo. El es un genio, divertido, bueno y simple. No tiene mambos ni cosas raras. ¡Ni me quiero imaginar cuando ataje en un equipo de Primera y salga todos los días en televisión!