La escandalosa separación de Karina Jelinek: la tercera en discordia mostró un supuesto chat hot con Leo Fariña

Magalí Mora regresó a Implacables con presuntas charlas por celular con el esposo de Karina Jelinek, y describió la noche íntima. Qué pasó.

Magalí Mora, la presunta amante de Leo Fariña, mostró los mensajes de texto hot

Magalí Mora: "Fuimos al hotel de Boca, pedimos el desayuno a eso de las 7.30. Tomamos el café con leche y nos besamos… pero me dijo que estaba cansado y necesitaba una siesta. Entonces, nos desvestimos y dormimos abrazados. Al despertar esperaba que finalmente pase algo, pero se cambió y se fue…".

Luego de que Karina Jelinek le confirmó quebrada en llanto al diario Muy que estaba separada de Leonardo Fariña, la promotora Magalí Mora regresó a Implacables para aportar más pruebas de su affaire con el empresario. Al día siguiente de que estallara el escándalo por la foto abrazada al marido de la modelo, la morocha exhibió el supuesto chat hot que habría mantenido con el enigmático hombre del rodete.

Por la temperatura de la charla vía WhatsApp, los conductores apenas se animaron a mostrar un breve -pero elocuente- cruce (ver foto). Así y todo, Mora luego sembró dudas sobre el encuentro íntimo: "Fuimos al hotel de Boca, pedimos el desayuno a eso de las 7.30. Tomamos el café con leche y nos besamos… pero me dijo que estaba cansado y necesitaba una siesta. Entonces, nos desvestimos y dormimos abrazados. Al despertar esperaba que finalmente pase algo, pero se cambió y se fue…", relató.

Carlos Monti contó que tenía un audio que complicaba un poco más a Fariña, pero decidió no pasarlo al aire. A su vez, Magalí Mora fue a Canal 9 acompañada de su abogado, Guillermo Arín, para defenderse legalmente de las imputaciones y amenazas, presuntamente proferidas por el empresario.

En tanto que horas antes, Leo Fariña sostuvo su inocencia en una entrevista con El Chimetero 3.0 y aseveró: "Anoche dormí en mi casa, normal". Sin embargo, según pudo saber Ciudad.com, Jelinek sigue decidida en iniciar el pedido de divorcio y hasta le pidió a su esposo que dejara la casa.

Fariña alegó que todo se trata de la confabulación de un relacionista público que propuso a "tres mil quinientas chicas" para que se presenten a dar testimino en programas de TV a difamarlo. ¡Qué numerito!