Benjamín Vicuña se casó con Julieta Cardinali en Farsantes: la conmovedora reacción de Julio Chávez

A pesar de sus dudas, Pedro dio el sí junto a Camila. En la escena el espectador fue testigo de una gran farsa, hasta que Guillermo (Chávez) lloró desesperado provocando un punto de inflexión.

Benjamín Vicuña se casó con Julieta Cardinali en Farsantes: la conmovedora reacción de Julio Chávez

La escena le hizo honor al nombre del programa, porque con pocas palabras pero muchos gestos, se mostró la gran farsa de la que son parte los protagonistas.

A pesar de las dudas, Pedro, el personaje de Benjamín Vicuña en Farsantes, se casó con Camila (Julieta Cardinali) y por primera vez se vio el sufrimiento desesperado de Guillermo (Julio Chávez) por el amor de su socio.

La escena tuvo tensión desde el comienzo por la demora de Pedro, quien se quedó hasta último momento con Guillermo. Camila, por su parte, se mostró nerviosa y puso las cartas sobre la mesa, contándole a su mejor amiga (Romina Ricci) sus dudas sobre la sexualidad de su novio. Pedro finalmente llegó y terminó dando el sí incómodo por la situación.

La escena le hizo honor al nombre del programa, porque con pocas palabras pero muchos gestos, se mostró la gran farsa de la que son parte no sólo los novios sino también algunos de los invitados.

Atormentado por la situación, Chávez corrió desesperado y estalló en llanto en los brazos de Alberto (Facundo Arana). “Se casó, Pedro se casó”, balbuceó sin caretas ni sentidos ocultos.

"Te amo", le dijo en seco Pedro a Camila, con palabras importantes vacías de sentido. El espectador, en este caso, fue testigo de un doblaje entre las "actuaciones" para el afuera y lo que sucede por dentro de cada protagonista, aunque el plano más íntimo de Pedro todavía deja un halo de misterio.

Sin embargo, esa idea de máscara se derrumbó con la reacción de Guillermo. Atormentado por la situación, el abogado corrió desesperado y estalló en llanto en los brazos de Alberto (Facundo Arana), quien lo consoló en silencio.

Se casó, Pedro se casó”, fueron las últimas palabras de Guillermo, sin caretas, sin dobles sentidos y sin disimulos. Un "farsante" desenmascarado.