Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Matías Martin, sin auriculares: "Sabía que iba a volver al periodismo deportivo, me siento un privilegiado"

El periodista y conductor retomó su pasión junto a Juan Pablo Varsky en TV. Charla mano a mano con Ciudad.com sobre su vida, Natalia Graciano, sus hijos y más.

Matías Martin en un ping pong exclusivo sobre periodismo deportivo

La cita es en el barcito del Vilas Club, el coqueto reducto de Guillermo ídem en Palermo. Matías Martin (42) vuelve al periodismo deportivo y esa es la excusa para una charla relajada con Ciudad.com.

En la solapa de "videos", podés ver un ping-pong con Matías, en el que opinó sobre algunos de sus colegas.

Su carrera, sus inicios, su pasión por River y el fútbol en general, su familia y su matrimonio con la bellísima Natalia Graciano (35) son algunos de los temas que el rubio conductor tocará durante la entrevista. Mientras la charla avanza, mechada con gaseosa, agua y algunas piezas de sushi; a lo lejos se lo ve al gran Willy, peloteando, dando vueltas en el club, saludando a todos y jugando al tenis con su hija mayor, Andanín, quien sigue sus pasos.

En ese contexto, Matías, periodista deportivo de alma, apasionado del fútbol, reflexiona: "Deseaba, imaginaba volver, sabía que iba a ocurrir. Se da en el mejor lugar. El contexto de la señal (DirecTV), más el mejor compañero que puedo tener, son ideales".

"Preguntale a todos los estudiantes de periodismo deportivo con quién les gustaría hacer un programa, y todos van a decir Juan Pablo Varsky. Estar al lado suyo es hacer un máster, compartiéndolo con él".

Ese compañero ideal es Juan Pablo Varsky, su amigo "desde hace 18 años", como él mismo remarca. Juntos, desde el domingo pasado hacen Más que fútbol, a las 22 horas, por los canales 610 y 1004 (HD) de DirecTV, un programa que contiene la fecha nacional, los partidos de argentinos en el exterior, mucho análisis, entrevistas y, claro, cuenta con la presencia de dos conductores muy especiales. "Preguntales a todos los estudiantes de periodismo deportivo con quién les gustaría hacer un programa y todos van a decir Juan Pablo Varsky. Estoy al lado de Juan Pablo haciendo un máster, compartiéndolo con él", resume el conductor de Basta de todo (que el viernes cumplió y festejó 12 años al aire, de lunes a viernes de 14 a 18 horas por FM Metro).

-¿Hubo nervios antes del debut? La ciudad estaba inundada con carteles con tu imagen, hay mucha expectativa...

-La expectativa es lo peor para mí. Si hay una película sensacional, él único modo de arruinarla es que te digan “vas a ver la mejor película”. Estuve un poco presionado, ansioso, pero no me dio nervios el aire. Los carteles, las notas, todo eso es un poco agotador. Los carteles les recordaron a todos lo maravilloso y útil que puedo ser, ahora se acordaron todos que me querían (risas). Sabía que iba a volver y estar con Juan Pablo y en esta señal es el lugar y el compañero ideal, me siento un privilegiado.

"Antes era imposible que un periodista diga de qué equipo era. Pero después todo fue cambiando y pensé: "¿Por qué soy periodista deportivo? Porque amo el fútbol. ¿Y por qué amo el fútbol? Porque soy de River desde que nací y también soy de Defensores de Belgrano. Me escudé en Defe y, como era verdad, no había problema".

-Hablás de la exposición y de cuando el teléfono no para de sonar. ¿Te cuesta decir que no en esos momentos?

-No. De eso se trata volver al ruedo y estar expuesto. A veces digo que no y no me cuesta, el límite lo pone uno. Si no, no se termina nunca.

-¿Cómo se siente volver a trabajar los domingos?

-(Piensa) Sí, sí, ya sé, mi mujer me va a decir... (se frena). Tener ocupado los domingos a la noche es un placer, toda mi vida laburé los domingos. Hice Fútbol de Primera seis años, Locos por el Fútbol otros dos, Fugitivos... Lo que sí me duele un poco es pensar que no me puedo ir mucho de viaje.

-¿Suelen viajar mucho?

-Cuatro o cinco veces al año nos solemos ir de viaje, sí. Tendremos que arreglarlo para volver más temprano.

 

SEGUNDO TIEMPO
Llega la comida y Matías, respetuoso, no prueba bocado hasta que le insistimos. "Pero si como no puedo hablar", rezonga simpáticamente. Es el momento de comenzar a hablar de sus pasiones.

-¿Cómo viviste el proceso de "confesar" que sos hincha de River?

-Mirá, ha cambiado algo en el periodismo deportivo. Estamos más maduros, más adultos. Cuando me anoté en DeporTEA para estudiar, todos me decían "¿Qué? ¿Se estudia eso?". Antes era imposible que un periodista diga de qué equipo era. Pero después todo fue cambiando y pensé: "¿Por qué soy periodista deportivo? Porque amo el fútbol. ¿Y por qué amo el fútbol? Porque soy de River desde que nací y también soy de Defe (N de la R: Defensores de Belgrano, que actualmente milita en la B Metropolitana) desde que nací. Me escudé en Defe y, como era verdad, no había problema. Ya no me acuerdo cuándo dije que soy de River, creo que fue más o menos cuando Juan Pablo también lo dijo (que es de Boca). Aunque a él lo empujamos (risas), creo que fue por ahí... No tengo un registro del día en que lo dije. Me acuerdo que cuando laburaba en las canchas, en River me puteaban por bostero, en la de Independiente me decían que era de Racing y así. Lo de River era gracioso, me lo decía gente que me daba ganas de decirle “vos no fuiste ni la mitad de las veces que fui yo”.

Luca, su hijo de 12 años, fruto de su relación con Nancy Dupláa, actuó en Graduados: "¿Cómo lo viví? ¡La baba, el orgullo! Me encantó, él disfrutó mucho de ese programa que hizo la mamá, que hace tiempo no laburaba y la vio protagonizar un suceso. Luca tiene una naturalidad con el mundo de los adultos que es muy llamativa".

-¿Eras de los fanáticos que viajan a ver al equipo a todos lados?

-Viajaba, sí. No siempre, pero he ido de visitante. Sobre todo a Rosario, Córdoba, La Plata y Uruguay.

-¿Y ahora que decís que sos de River cómo te tratan?

-Hay respeto ahora. El hincha tiene que aprender que no hay nadie más crítico que el hincha de su club. Cuando River estaba mal, estoy seguro que no había nadie más crítico que los propios hinchas. Cuando escucho hablar a algún periodista envenenado sobre un club digo: 'Este es hincha'. Por otro lado, creo que nadie va a pensar que yo voy a decir que River jugó mejor porque soy hincha, y el que lo piensa, allá él. Mi compromiso es con mi trabajo. Otra cosa es cuando estoy en la cancha.

-¿Estás yendo ahora?

-Sí. Esto (de trabajar los domingos) me lo va a cortar un poco. Desde la B (N de la R: River descendió a la segunda categoría del fútbol argentino el 26 de junio de 2011 y regresó a Primera División el 23 de junio de 2012) hacía tiempo que no iba. En la B me hice abonado, soy socio y abonado. Voy sólo de local a la platea, con mi hermano.

-¿Tu hijo Luca (12 años, fruto de su relación con Nancy Dupláa) te acompaña?

-Luca es de River pero no le interesa. Cuando era chiquito lo intenté pero no, él es del cine, la musica, toca el bajo, tiene una banda, no le interesa el fútbol. Al más chiquito, Alejo (5 años, fruto de su actual matrimonio con Natalia Graciano, con quien también tiene a Mía, de 6), sí le gusta. No se banca tanto ver el partido entero pero patea, lo llevo a jugar.

"Soy de River desde que nací y también soy de Defe desde que nací. Me escudé en Defe y, como era verdad, no había problema. Ya no me acuerdo cuándo dije que soy de River".

-Ahora va a vivir de cerca tener a un papá periodista deportivo...

-Todavía es muy chiquito, ya le expliqué y le conté, no sé cuánto entiende, me dice que vio los carteles por la calle. No sé qué entiende por los medios, me escucha en la radio en el auto, pero para él los medios son los dibujitos. Le gusta mucho el fútbol. Tiene su camiseta, juega, dice que su ídolo es (Ariel) Ortega, aunque no lo vio jugar nunca. Le nombro a otro y dice: “No, Ortega”. Yo también lo adoro a Ariel.

-Volviendo a Luca, ¿cómo te pegó verlo actuar en Graduados?

-¡La baba, el orgullo! Me encantó, él disfrutó mucho de ese programa que hizo la mamá, que hace tiempo no laburaba y la vio protagonizar un suceso. Lo disfrutó mucho, ayudó con micrófonos y como corolario, actuó. Tiene una naturalidad con el mundo de los adultos que es muy llamativa. De Andy (Kusnetzoff, quien actuó en Graduados y también comparte emisora con Matías) es casi tan amigo como yo. Se mandan mensajes, hablan. Coronó todo eso yendo a actuar a un casamiento, es tan natural que no sé si lo vive como un laburo. Lo que pasa es que Luca desde que nació es famoso. Desde que nació estuvo en brazos de no menos de 50 primeras figuras. Y ahora con mucha naturalidad siente que es amigo de Andy, Juan Pablo, (Sebastián) Wainraich.

-¡Cada vez que va la radio debe estar feliz!

-¡No lo dejo ir!

-¿¡Por qué!?

"Los carteles en la calle les recordaron a todos lo maravilloso y útil que puedo ser, ahora se acordaron todos que me querían. Pero no me cuesta decir que no. De eso se trata volver al ruedo. El límite lo pone uno. Si no, no se termina nunca".

-Porque viene y habla más que yo y hace chistes del tipo: “Yo voy a heredar este lugar”. Le digo: “Pará, no me mates todavía”. (Se pone más analítico) Lo llevé y habló, sorprende mucho por cómo se comunica, un lenguaje muy de adulto. Tiene 12 y no quiero que sea adulto. Me parece que ahora tiene que hacer las cosas de un chico de 12 años, pero si viene a la radio todos los días ya deja de hacerlo, no me interesa que sea un niño prodigio. Los que han hecho el camino largo, creo que les ha ido mejor. Podría haber conducido un programa a los 6 años, me lo han ofrecido. Veremos. De todos modos, si mañana quiere ser veterinario, voy a estar ahí para acompañarlo.

-Hablando de acompañar, ¿cómo es estar casado con una mujer que fue top model?

-¡Uy, esta pregunta le va a encantar a Nati! Ella ya no es más "model", ya la retiré.

-¡Epa! Te pintó el machismo...

-No, nada que ver. Me parece que es un ciclo también, a unos les encanta tener 48 años y seguir yendo a desfilar, y a otros no. En un momento se termina, es como los deportistas. Volviendo a la pregunta, me acuerdo que unos 6 años antes de estar con ella, me hizo una nota (Rodolfo) Barili y yo la nombré como una de las mujeres más lindas. Es algo que no hay que hacer (risas).

"Ver a Luca en Graduados me encantó, él disfrutó mucho de ese programa que hizo la mamá, que hace tiempo no laburaba y la vio protagonizar un suceso. Tiene una naturalidad con el mundo de los adultos que es muy llamativa".

-¿Por qué no hay que hacerlo? Te salió bien.

-Me salió bien, sí. Siempre sentí que la conocía de otro lado, que tenía un vínculo con ella: amigos en común, gente en común. (Hace memoria y reflexiona consigo mismo) ¡Nati Graciano! Estaba fuerte, era una mina muy deseada, estaba en la gráfica de ropa interior, unas gomas tremendas... Remé como un animal.

-¿Piensan en tener más hijos?

-¿Yo? No, no quiero tener más hijos. Ya tengo tres. Con tres ya es suficiente.

-Cuando salieron en la tapa de una revista con Natalia, en unas fotos hermosas, también en compañía de tus hijos más chicos, ¿cómo te sentiste?

-Fue la única vez que hice fotos con Natalia. Me lo propusieron 3 millones de veces. Aun así, después de hacerlas, recibí un “¡cómo te estás exponiendo!” (se ríe). ¡Me hincharon los huevos un siglo y después me dicen eso! Pero bueno, no se puede contentar a todos. Me pareció que el contexto lo hacía posible, que no teníamos muchas fotos con los chicos. Mi única condición era que me quedaba con los contactos, así que nos hicimos muchos cuadritos con las fotos y los tenemos en mi casa.

"Siempre sentí que conocía a mi mujer de otro lado, que tenía un vínculo con ella: amigos en común, gente en común. ¡Nati Graciano! Estaba fuerte, era una mina muy deseada, estaba en la gráfica de ropa interior, unas gomas tremendas... Remé como un animal".


TIEMPO DE DESCUENTO
Alguien le avisa que se acerca la hora de ir para la radio. Matías, que no miró el reloj en ningún momento de la charla, apura las últimas piezas de sushi y eso nos marca que ya llega el final de la entrevista.

-¿Seguís yendo en moto a todos lados?

-Sí. Sigo yendo en moto a todos lados. Hoy no porque acá sabía que me iban a sacar fotos, y cuando me saco el casco estoy todo despeinado.

-Justamente, se te ve más prolijo a nivel...

-(Interrumpe) ¿Capilar?

-Sí, capilar. Se te ve más prolijo.

-No me peino, ¿vos me ves más prolijo?

-¿Cómo te sentís con el enroque que hubo en Basta de todo, tras la ida de Gabriel Schultz a Perros de la Calle y la incorporación de Diego Ripoll a tu programa? Habías dicho que sentías que necesitaban un cambio...

-Yo sentía que si continuábamos con Gaby, podía empezar una curva que yo no quería. Estoy muy contento ahora. Aparte, lo quiero a Gaby y al fin de cuentas me acercó a él, espero los encuentros al mediodía (cuando hacen el pase con el programa de Andy Kusnetzoff), me parece que él le sumó al programa de Andy; y Diego, al nuestro. Podría volver a laburar con Gaby 50 veces más: lo banco como persona, profesional y periodista. No por nada tiene laburo hace 20 años en lugares muy deseados.

"Siempre sentí que a Nati la conocía de otro lado, que tenía un vínculo con ella, amigos en común, gente en común. Estaba fuerte, era una mina muy deseada, estaba en la gráfica de ropa interior, unas gomas tremendas... Remé como un animal".

-¿Hasta cuándo tenés contrato en la radio?

-Tengo contrato hasta fin de año y después vendrá otro año. Hace 12 años que estoy, por qué no dos más. Te sentás, negociás, te ponés de acuerdo. Podría firmar de por vida.

-¿Vas a hacer algo de tele de aire este año?

-Hay dando vueltas algo para tele, una cosa medio rara. No deportivo, es como un juguete, una cosita chica, hay un productor entusiasmado. Por ahí se sale con la suya y lo hacemos. Te sorprendería la dupla, es con un hombre. Pero no puedo hacer más declaraciones.


LA YAPA
Un poco apurado por los tiempos, Matías accede a un ping pong sobre sus colegas (lo podés ver completo en la solapa "videos"). Y deja algunas frases.

Fernando Niembro: "Es un gran periodista con el que practicamente no coincido en nada, me mete muchas fichas durante el partido y a veces me hace calentar. Pero me parece que hace muy buenas entrevistas y maneja la agenda. No desconozco el lugar que tiene".

"Yo sentía que si continuábamos con Gaby (Schultz) en Basta de todo, podía empezar una curva que yo no quería. Estoy muy contento ahora. Aparte, lo quiero y al fin de cuentas me acercó a él. Me parece que él le sumó al programa de Andy; y Diego (Ripoll), al nuestro"

Marcelo Araujo: "Creó un estilo, inventó una manera de relatar, hoy parece un estilo que caducó, hay otros estilos nuevos que me gustan más. Destaco que la gente que laburó con él lo quiere y lo valora, se ganó el respeto de sus compañero de trabajo y eso no es poca cosa".

Alejandro Fantino: "Me parece que es un muy buen conductor y entrevistador. El registro que más me gusta es el de los mano a mano, el de las notas en Mar de Fondo, pasarse media hora hablando con el utilero de Banfield, ahí está la parte que más me gusta de Ale".

Mariano Closs: "El mejor relator que hay en la Argentina, el único que está anticipado a la jugada, que no necesita una repe para decirte que fue offside, el único que no pifia jugadores, el que mejor evalúa la tarea del árbitro, entre otras virtudes".
 

Luego, Matías Martin posa para los últimos flashes de la cámara de Ciudad.com. Se va del Vilas Club aplaudido. Dejó todo en la cancha. Pero habrá que esperar al domingo en Más que fútbol para ver las críticas de su compañero, iPad mediante.