Conmovedor gesto de Julián Weich: apadrina a dos jóvenes de Mozambique

El conmovedor gesto de Julián Weich: apadrinó a dos jóvenes de Mozambique. Foto: Web
El conmovedor gesto de Julián Weich: apadrinó a dos jóvenes de Mozambique. Foto: Web

En una entrevista para Basta de todo, el ciclo radial de Matías Martin, Julián Weich reveló un hecho desconocido de su vida familiar: desde hace un tiempo apadrina a dos jóvenes de Mozambique de 21 y 26 años.

"Son hijos nuevos porque, de hecho, acabo de llevar a hacer anteojos a uno de ellos y lo llevé hasta Barracas, que es donde vive. Los fines de semana están con nosotros y son parte de la familia. Lo más interesante es ver a mis hijos naturales cómo se crían con chicos de Mozambique, el intercambio que hay y la apertura que le puede dar a un chico convivir con alguien que vive tan lejos, con distintas creencias y mentalidad".

"Tengo dos Mozambique viviendo en casa", comentó entre risas, abriendo el diálogo."No es que los tengo en casa, con mi mujer estamos tutoriando a dos chicos de Mozambique que están estudiando becados Relaciones Exteriores y Política Internacional en la UCA. Como el Padre Juan Gabriel los trajo y se tuvo que volver a misionar, nos dejó a cargo todo lo que sea externo o todo lo que tiene que ver con la relación de la vida cotidiana de los chicos", explicó.

"Son hijos nuevos porque, de hecho, acabo de llevar a hacer anteojos a uno de ellos y lo llevé hasta Barracas, que es donde vive. Los fines de semana están con nosotros y son parte de la familia. Lo más interesante es ver a mis hijos naturales cómo se crían con chicos de Mozambique, el intercambio que hay y la apertura que le puede dar a un chico convivir con alguien que vive tan lejos, con distintas creencias y mentalidad", relató el conductor sobre la rutina que lleva con los chicos.

"No sabíamos cuánta injerencia iban a tener con nuestra familia porque el acuerdo no era 'tienen que vivir o estar con vos'. Sólo teníamos que estar atentos a sus necesidades como darles plata por mes, averiguar cómo van sus estudios, si tienen problema con alguna materia o necesitan ropa. Es decir, estamos cumpliendo con todos los roles que un padre puede tener. Al ser de 21 años no estás en lo cotidiano sino en una cosa más grande. La verdad es que se fueron adaptando a mi familia, se fueron quedando a dormir y vamos todos para un lado y para el otro. No hubo una pregunta previa, sino que se fue dando", finalizó Julián Weich sobre el destacable hecho. Aplausos para él.