Samid llevó un cura para firmar su contrato