Moria Casán y Carmen Barbieri conciliaron, pero siguen picantes