Así fue el gran final de El lobista, la miniserie protagonizada por Rodrigo de la Serna

La innata habilidad de negociador de Matías Franco, interpretado por Rodrigo de la Serna, se reveló crucial una vez más en el capítulo final de El Lobista. Acorralado por Ospina, el personaje de Darío Grandinetti, y sus socios de la aduana para que confiese dónde estaba guardado el cargamento con el contrabando, Franco salió sano y salvo junto a la temeraria Lourdes (Julieta Nair Calvo) en pleno allanamiento a cargo del fiscal Quinteros (Alberto Ajaka).

Así fue que, gracias a su coartada de que era parte de una maniobra de servicios de inteligencia, el lobista se salvó de la prisión, aunque los bienes a su nombre fueron embargados.

Al final, Matías Franco intentó sin éxito convencer a Lourdes de que había cambiado después haberse enamorado de ella, tras lo cual decidió volver al ruedo otra vez en otro negocio turbio. En el hangar donde guardaba su aeroplano, que no tenía a su nombre, encontró lingotes de oro que ocultó en la nave.

Porque como dice el refrán, el zorro pierde el pelo, ¡pero no las mañas!