La faceta más tierna de Fabián Cubero: haciéndole morisquetas a su pequeña hija Sienna