El backstage del primer programa de La Biblia y el Calefón