Eber Ludueña y su desopilante versión de los audios de Fresco