El contrapunto entre Polino y Piquín