Un adolescente hizo llorar a sus compañeros y maestros