Sabrinas Rojas, para el infarto