Roberto Piazza pasa por el vestuario