La intimidad del festejo del final de El Elegido