Humoristas gráficos de todo el mundo se solidarizaron tras el atentado terrorista contra el periódico francés Charlie Hebdo