Dennis Rodman, el hombre de las dos mil mujeres