Coki, en el aeropuerto