La alfombra de los Globos de Oro se tiñó de negro en contra del acoso