Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Raúl Velaztiqui Duarte explicó por qué escondió el celular de Natacha Jaitt tras su muerte: "Temí por mi vida"

El testigo del fallecimiento de la mediática contó qué lo motivó a quedarse con el teléfono de su amiga, en una nota con Mauro Viale.

Raúl Velaztiqui Duarte justificó haber escondió el celular de Natacha Jaitt tras su muerte

A poco más de una semana de la muerte de Natacha Jaitt (41) la Justicia avanza en la investigación sobre las causas del deceso, y en paralelo cada uno de los involucrados en la causa ejerce su defensa tanto en los estrados como en los medios. Este fue el caso de Raúl Velaztiqui Duarte (47), el empresario amigo de Lissa Vera que llevó a Natacha en su auto hasta el salón de evento Xanadú la noche en que la morocha falleció.

Imputado por falso testimonio, el productor de eventos paraguayo explicó el domingo ante Mauro Viale por qué decidió quedarse con el teléfono celular de Jaitt luego de encontrarla muerta. La primera reacción de Velaztiqui fue mirar a su abogado y pedirle su aval: “Eso no sé si lo puedo explicar…”. Tras obtener la autorización, justificó: “Habían pasado un montón de situaciones por las cuales sentí que mi vida corría peligro de verdad. En el lugar donde encontré el celular no había una explicación coherente para que esté ahí, que estuviera sucediendo. Estaba en un lugar que a mi entender no era lógico que estuviera. Estaba atrás de un escobero”.

“Yo tuve miedo por mi vida. Yo fui a una reunión de trabajo con una amiga, ella estaba descompuesta y estaban sucediendo cosas que no deberían pasar. Me llamó poderosamente la atención la forma en que encontré el celular, con personas que nunca había visto en mi vida, en una casa enorme, oscura. No sabía qué iba a pasar. Tuve mucho miedo”.

Al final, Raúl Velaztiqui Duarte afirmó sobre el celular de Natacha Jaitt: "El teléfono no me lo llevé ni para robarlo ni para cuidar a nadie ni para extorsionar ni para comercializar su contenido ni para alterarlo ni destruirlo. Yo no lo prendí. No hubo una manipulación del teléfono. Lo deposité en el auto, a la vista, no lo tapé. Así como lo encontré lo deposité en mi auto, en el asiento del acompañanante. Lo guardé para que lo agarre la policía".