Del Potro, conmovido al hablar de la muerte de su perro, César: "Nunca creí sentir un dolor tan grande"

El tenista contó cómo se enteró de la triste noticia y de la difícil encrucijada que vivió por tener que salir a disputar un partido.

Del Potro, conmovido al hablar de la muerte de su perro, César: Nunca creí sentir un dolor tan grande
Del Potro, conmovido al hablar de la muerte de su perro, César: Nunca creí sentir un dolor tan grande

El 17 de febrero pasado, Juan Martín del Potro compartió un gran dolor en sus redes sociales. “Te voy a extrañar mucho, compañero fiel. Me acompañaste en estos casi 10 años, me esperaste con alegría después de cada viaje, me protegiste, hiciste feliz a una familia entera y hoy te vas a descansar en paz dejando tu huella en mi corazón. Adiós, César", escribió el tenista junto a una foto en la que se lo veía sonriendo con su querida mascota.

Dos meses después, el tenista abrió su corazón y habló conmovido del difícil momento. “La verdad que nunca creía sentir un dolor tan grande por la pérdida de una mascota. Hasta el día que la perdí. Y cada persona con la que hablo que perdió un perro o su mascota, me dice que fue de las peores cosas de su vida. Y puedo decir que es así realmente. Yo estaba en Estados Unidos…”, comenzó en una entrevista con Infobae.

“Me enteré porque me avisó mi hermana. Fue triste, fue a las 6, 7 de la mañana que se estaban levantado todos para ir a trabajar y él fue como hacía siempre iba a la cocina a estar ahí, tomando el desayuno, a dar el buen día de cada mañana. Y después de ese momento, falleció, fue la despedida. Al rato me enteré yo…”, contó, con dolor y habló de la encrucijada que se le presentó.

“Ahí son momentos en los que decís ‘estoy jugando un partido de tenis’ o ‘tengo que jugar un partido de tenis y tengo que salir a la cancha, y tengo que mostrarme bien, poner la mejor cara, tengo que mostrarle al mundo que no pasa nada, que soy ese tenista que tiene que salir y ganar’. La realidad es que soy una persona como cualquiera y que, a diferencia de lo que hago, hay veces que digo ‘podría ir a una oficina, que nadie me ve y estar llorando a mi perro el tiempo que yo quiera’. Pero tenía que salir a la cancha, estaba todo el estadio expectante de verme. Era mi vuelta a Delray Beach, lleno de argentinos y ahí es donde muchas veces son situaciones no tan fáciles de manejar. Y hay que poner lo mejor de uno, pero también la sensibilidad y la sangre va por dentro, y no es tan sencillo de lograr. Era Acapulco y yo todavía estaba triste por el perro, gané Indian Wells y le hice un corazón a mi perro”, completó.