Marley y las críticas por la sobreexposición de Mirko en redes: "Mientras se divierta voy a dejar que haga lo que quiera"

El conductor de Minuto para ganar reflexionó sobre el fenómeno del sharenting y el hábito de compartir las delicias de su vida familiar.

La respuesta de Marley quienes lo critican por la sobre exposición de Mirko en redes sociales: Mientras se divierta voy a dejar que haga lo que quiera
La respuesta de Marley quienes lo critican por la sobre exposición de Mirko en redes sociales: Mientras se divierta voy a dejar que haga lo que quiera

La costumbre de publicar fotos en las redes sociales sobre momentos de la vida cotidiana en familia trajo aparejado un fenómeno que fue denominado sharenting, y Marley podría ser un caso testigo. Sharenting es un concepto surgido de la unión de las palabras inglesas share, compartir en castellano, y parenting, paternidad.

Ver esta publicación en Instagram

Así esta @mirko_ok hoy, hoy salió anteojos de sol!

Una publicación compartida de Marley (@marley_ok) el

Según los creadores del neologismo, el mismo consiste en documentar las primeras ecografías, sonrisas, palabras, pasos, caída de los dientes... y cada una de las anécdotas de los más pequeños en Facebook, Twitter, Instagram y demás redes. En una entrevista con la revista Caras, el conductor de Minuto para Ganar reflexionó sobre quiénes no están de acuerdo con la sobreexposición de los menores: “Respeto todas las opiniones. En lo personal, pienso que hoy los chicos crecen de otra manera y naturalizan el tema de las redes sociales”.

Ver esta publicación en Instagram

Trompita!

Una publicación compartida de MirkoWiebe (@mirko_ok) el

Y concluyó en relación a su hijo, quien tiene su propio perfil en Instagram: “Mientras Mirko se divierta voy a dejar que haga lo que quiera. El día que me pida que no lo exponga más, dejaré de hacerlo. Aunque es difícil que no tenga exposición con un papá famoso. Por ahora, él juega y expresa su felicidad cuando le saco fotos o lo grabo”. De todas formas, un elemento central de quienes impugnan el sharenting son el registro de situaciones vergonzantes o humillante para los nenes, que una vez crecidos puedan llegar a ser foco de burlas por parte de otros chicos, algo que no sucede con Mirko.