Lali Espósito definió a Santiago Mocorrea y reveló qué la enamoró de él: "Estoy fascinada; es lindo e inteligente"

La artista recordó el comienzo de su noviazgo y enumeró las cualidades de su pareja desde hace ya dos años y medio.

Lali definió en LAM a Santiago Mocorrea y reveló qué encontró en él para enamorarse

En una pausa de su agitada e itinerante vida, Lali Espósito (27) disfruta de su estadía en la Argentina y de su noviazgo con Santiago Mocorrea (33), con quien lleva dos años y medio de amor, resguardado de la prensa. 

Con el corazón contento, y tras aclarar que la canción Lindo pero bruto no está inspirada en su romance fallido con Mariano Martínez, dado que el tema le pertenece a Thalia, la artista definió, sin ahorrar en halagos, a Mocorrea.  

"Santiago es lindo e inteligente. Yo no soy ninguna boluda, chicas. Él es lo más. Estoy fascinada. Ese pollo me lo como yo".

"Santiago es lindo e inteligente. Yo no soy ninguna boluda, chicas. Él es lo más. Estoy fascinada. Ese pollo me lo como yo. ¿Cómo es que decía Mimi (la novia del Tirri)?", disparó Lali, con humor, en Los Ángeles de la Mañana. 

En el terreno amoroso, la actriz y cantante recordó el comienzo del noviazgo y qué la conquistó de Santiago: "En él encontré todo, por algo, uno se enamora. Él era productor de shows y lo conocí en un show de Ricky Martin... En ese momento fue encontrar a alguien buenmozo en la vida y punto. Cuatro años después, yo ya soltera y sin ganas de nada, apareció el mensaje de ese bombón". 

"Encontré a un ser humano. Estamos en un mundo tan plástico, tan raro, donde todo es una competencia, y de pronto encontrar a un tipo seguro, con su laburo...".

Atento a su relato, Ángel de Brito indagó más: "Pero, ¿qué encontraste en él? ¿Hubo algo profesional también, más allá de que sea un bombón?". Fue ante esa consulta que Lali sorprendió con su profunda y positiva reflexión: "Yo creo que fue algo mucho más simple. No hice todo ese análisis. Creo que encontré a un ser humano. No quiero sonar cursi, porque odio, pero encontré a un ser humano. Estamos en un mundo tan plástico, tan raro, donde todo es una competencia. Ver quién es más lindo, quién es más exitoso, y de pronto encontrar a un tipo seguro de sí mismo, con su laburo, con su vida, que no lo avasallaba lo que yo hacía. Y, además, súper perfil bajo, pero sin ningún problema de acompañar a alguien como yo. Él entiende el lado B de mi trabajo, cuando estoy cansada, cuando estoy abrumada o estoy preocupada. Él es mi sostén de ese lado B, que es el que sostiene el lado A, en definitiva".