Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

La incómoda pregunta de Mariana Fabbiani a la hija de Natacha Jaitt que Ulises no quiso que responda

La conductora habló con Antonella Olivera, a seis días de la muerte de la mediática, e indagó sobre las drogas. 

La incómoda pregunta a la hija de Natacha Jaitt que Ulises no quiso que responda

A seis días de la muerte de Natacha Jaitt (41), su hija, Antonella Olivera (20), afrontó por primera vez las cámaras de televisión para hablar del trágico final de su madre, pedir que se investigue y exponer el amor que sentía por ella. 

A sabiendas de que la autopsia preliminar de la mediática determinó que murió por una falla multiorgánica, que hallaron cocaína en sus orificios nasales y que el cuerpo no presentó signos de violencia externa, Mariana Fabbiani aprovechó su diálogo con la hija de Natacha para hacerle una puntual pregunta que incomodó tanto a la joven como a Ulises Jaitt, quien estaba dando el móvil con ella.  

"Yo te iba a preguntar por la relación de tu mamá con las drogas...", comenzó diciéndole Fabbiani a Antonella.

"Yo te iba a preguntar por la relación de tu mamá con las drogas, porque Ulises fue muy claro diciendo que Natacha no tenía que consumir porque le iba a hacer mal. ¿Vos creés que tu mamá...", indagó la conductora de El Diario de Mariana, siendo interrumpida por Ulises. 

"Mirá, eso te lo respondo yo porque en el día a día con Natacha estaba yo y no es una pregunta que tenga que responder ella por el momento que está pasando", aclaró el hermano de Natacha. Y Fabbiani, con respeto, reformuló su inquietud: "Ok. Mi pregunta puntualmente es, porque todo apunta a, ¿si consumió por propia voluntad? ¿Si fue inducida a consumir? ¿Qué fue lo que consumió? No sabemos si a ella la obligaron". 

"No es una pregunta que tenga que responder ella por el momento que está pasando. Mi hermana no era ninguna adicta", dijo Ulises.

Fue entonces que Ulises, molesto ante el qué dirán de algunas personas sobre el tema, respondió con seriedad: "Mi hermana no era ninguna adicta. Mi hermana, si consumía, siempre que yo no me entere porque yo estaba en contra de todo eso, lo hacía socialmente, cuando salía, cada 15 días. De ninguna manera justifico lo que hizo y me parece que nunca lo tendría que haber hecho. Pero no era ninguna adicta. Guarda con la gente que está hablando boludeces de mi hermana porque les conozco los trapitos sucios a todos".