Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Desconsolado llanto de Gastón Recondo, angustiado por el coronavirus: "Perdón, papi"

El periodista se quebró en vivo ante la pandemia que obligó a los argentinos a aislarse y habló de su situación familiar.

Desconsolado llanto de Gastón Recondo por el coronavirus en Polémica en el Bar

Pocos minutos antes de que el presidente de la Nación, Alberto Fernández, anunciara aislamiento preventivo y obligatorio en la Argentina para frenar el avance del coronavirus, Gastón Recondo se mostró alarmado y angustiado en Polémica en el Bar por la situación sanitaria y le dedicó un duro mensaje a Marcelo Tinelli, quien antes de que se oficialice la cuarentena obligatoria voló a Esquel, donde tiene una casa.

"Los argentinos sabemos que lo que se viene no es bueno. Es una cagada, es muy difícil. Somos muchos los que estamos haciendo esto a conciencia, que tenemos seres queridos que la están pasando mal. Yo a mi papá no lo puedo ir a ver. Perdón, papi. Mi papá tiene 5 nietos que no lo pueden ir a ver y veo a estos hijos de puta que quieren ir a Pinamar a tomarse el fin de semana largo", comenzó diciendo el periodista, sin contener las lágrimas.

"Esto es muy difícil. Somos muchos los que estamos haciendo esto a conciencia, que tenemos seres queridos que la están pasando mal. Yo a mi papá no lo puedo ir a ver. Perdón, papi".

Tras una breve pausa por su llanto y sin nombrar directamente a Marcelo Tinelli, pero luego de la polémica que generó el viaje del conductor a Esquel, en pleno pedido de cuarentena, Recondo agregó, indignado: "Y loco, ¡no te podés es ir a Esquel! ¡No te podés ir a Esquel! Vos sos una figura publica, y si te fuiste a Esquel, ahora quedate ahí en cuarentena. Ahí te banco yo. Pero si el martes volvés, no te banco. Si te tomaste el fin de semana largo y mis hijos no pueden ver a su abuelo".

"Loco, ¡no te podés es ir a Esquel! Vos sos una figura publica... Si te tomaste el fin de semana largo y mis hijos no pueden ver a su abuelo, no te banco".

En líneas más generales, con el pedido de aislamiento preventivo y obligatorio, el periodista concluyó su visceral y angustiante descargo: "Nosotros somos responsables y cocientes. Es un momento de hacer un verdadero sacrificio. Tenemos que sacrificarnos todos por igual. Hay gente que no sabe cómo va a comer. Hay abuelos que están solos, que no pueden ver a sus hijos, ni a sus nietos, con más de 70 años, sabiendo que tienen una enfermedad que los aqueja, que avanza, no la podés frenar, y no podés recibir el abrazo de las personas que criaste. Podés pensar un poco en los demás. Si no pensás en los demás, nos cagás a todos".