Ropa inteligente, contra los mosquitos

Toda una gama de diseños que van desde los que calman el estrés, pasando por los mantienen la temperatura corporal hasta los repelentes.

Estás muerto de calor en tu casa. Tenés una fiesta en una quinta a la noche o un asado al mediodía. No sabés qué ponerte. Con estas temperaturas y sólo la idea de pensar en los mosquitos te hacen quedarte. ¡Llegó tu solución! La ropa inteligente te levanta el ánimo, calma el estrés, mantiene fresco tu cuerpo y hasta ahuyenta los mosquitos.

Es "una forma de vestirse que aúna diseño y tecnología para vivir mejor", explica la diseñadora Laura Morata.

Las prendas antimosquitos, que a través de un producto repelente encapsulado en las tramas del tejido, consiguen desviar los picotazos de este impertinente insecto.

Utiliza vainilla y jazmín en trajes de novia, ya que calman los nervios y relajan, lo que permite disfrutar de ese día tan especial. Además, son prendas con tecnología que permiten personalizar la ropa, preservar el medioambiente y encontrar el bienestar. Así, basándose en la aromaterapia y en el sentido del olfato que llega directo al cerebro, la diseñadora ha creado prendas en las que incluye microcápsulas con esencias naturales que, en el momento de vestirlas, despliegan todos sus beneficios.

El aroma de las frutillas y el de la manzana ácida se utiliza en prendas de consumo diario -vestidos, pantalones o camisas- para estimular los ánimos decaídos y dibujar la sonrisa en el rostro. "De está manera, ninguna persona, ni siquiera el jefe te puede fastidiar el día", explica Morata.

Las prendas permiten personalizar la ropa, preservar el medioambiente y encontrar el bienestar Esta diseñadora también ha creado prendas antiestrés. No se trata de diseños con masajes incorporados, sino de prendas con microcápsulas de antiestáticos que evitan que las mujeres se carguen de la energía electroestática que desprende el teléfono móvil o el ordenador, que, además de facilitar la vida, consiguen llevar los nervios a flor de piel.

Con el PCM (Phase Change Material), también microencapsulado en abrigos y chaquetas, esta joven catalana ha conseguido coser prendas que mantienen la temperatura corporal tanto en verano como en invierno, en las condiciones climáticas más adversas.

Con el paso del tiempo, las bondades de la tecnología van desapareciendo de las prendas, pero están estudiando poder recargarlas para que los efectos de esa tecnología duren más tiempo; aún así sus virtudes pueden disfrutarse durante más de un año. ¡Así que ya sabés vestíte y salí a la vida!